Por Mike Parker*
The Guardian , UK  
Traducción: Aquahoy

Una imagen muy negativa sobre la acuicultura se creo a partir del artículo de Fred Pearce que se publicó en este medio, citando todos los temas de injusticia social y de destrucción ambiental.

 

Esto se dio dentro de una campaña sostenida por las ONGs en contra de la acuicultura como una industria, con un único mensaje: la acuicultura es mala, y destacando malas practicas sociales y ambientales.
 
Hay un peligro de que el público crea que las malas prácticas son toda la historia. Ellos no están en los cierto.

En una nueva era de incremento de los precios de los alimentos y el posible surgimiento de una escases de alimento, causado por el incremento de la población y el cambio climático, la acuicultura sería un importante instrumento que ayude a combatir el problema y alimente a la población mundial, especialmente en el sur de Asia y China.

En China, la crianza de carpa es uno de los mayores ejemplos en el mundo de una tecnología de producción de alimentos poco intensivo, que provee proteínas de calidad que son esenciales para las poblaciones rurales. En Europa, se tiene alas industrias de crianza de salmón escocesa y noruega, que son muy importantes en términos económicos y de alimento. Estas industrias son muy sensibles a las críticas por sus prácticas, y constantemente se les incrementa los estándares ambientales.

El pescado es un alimento excelente, muy saludable, con un alto nivel de proteína y bajo en grasa. Este es una parte integral de una dieta saludable y es visto como una aspiración en el mundo en desarrollo. Con la disminución de las poblaciones silvestres, la única forma de producción pescado es por las varias formas de acuicultura. Esta puede ser de baja intensidad, puede requerir una baja inversión, y permite que las poblaciones en los países en desarrollo incrementen su abastecimiento de alimentos sin requerir de un gran capital industrial. La acuicultura viene siendo desarrollada mayormente a pequeña escala, por comunidades locales y familias que trabajan uno o dos estanques.
 
Los grupos proveedores de alimentos de origen acuáticos investigan cuidadosamente y se aseguran de que ellos cumplan con estrictos criterios sociales y ambientales. Esta es la forma en la cual la industria pueda establecer estándares mínimos de comportamiento, y proveer un mecanismo para incrementar los estándares con el tiempo. De hecho, también es necesario asegurar que estos estándares no se constituyan en una barrera comercial a los productos de los países en desarrollo. Pero, con el cuidado debido se debe alcanzar un balance entre los estándares y las barreras comerciales.

Los periodistas y las ONGs están en su derechos de denunciar los abusos, como el incumplimiento de los derechos del trabajador, el daño ambiental, u otras practicas insostenibles. Lo que esta mal es caracterizar a toda la industria de la acuicultura como mala.

La verdad es que, sin la acuicultura, el pescado estará disponible como alimento para las personas ricas. Este es un tema de justicia social y debería considerarse en el debate sobre el futuro de la acuicultura. En un largo plazo en la estrategia de proveer alimento, la acuicultura será un componente importante para abastecer de proteína de buena calidad a las naciones en desarrollo y las poblaciones pobres.

*Mike Parker es el subjefe del grupo Young's Seafood Ltd. del Reino Unido