SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- Las industrias conserveras amenazaron hoy con trasladar a la Comisión Nacional de Competencia la iniciativa impulsada por las principales organizaciones gallegas de productores de mejillón, que desde el 3 de agosto dejaron de suministrar materia prima a las empresas transformadoras para exigir la creación de una central única de ventas.

 

Este sistema, que defiende el 60 por ciento de los propietarios de bateas de Galicia, establecería un canal exclusivo de adquisición de molusco dirigido a su procesado y enlatado, una posibilidad que, según denunció el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco), Juan Vieites, es contraria a la "libertad de empresa".

Por ello, responsables del 90 por ciento de las firmas dedicadas al enlatado de mejillón demandaron hoy a la Administración pesquera de Galicia que adopte "medidas" para terminar con "prácticas no deseables".

Así lo avanzó hoy a Europa Press el portavoz de la patronal conservera, al término del encuentro mantenido en Santiago. Una vez más, defendió que las empresas no aceptarán "medidas de presión", sino "consenso" con el sector extractivo.

"La Administración tiene que tomar cartas en el asunto", agregó en referencia a las relaciones entre productor y comprador, después de subrayar que los propietarios de más de 1.000 bateas "están con la industria". Vieites se refería a la Federación Arousa-Norte y la Asociación de Mexilloeiros Virxe do Rosario de Vilaxoán (Vilagarcía de Arousa, Pontevedra) que, junto a otras agrupaciones anunciaron la constitución de una plataforma alternativa al proyecto que impulsa la mayoría de los productores --Opmega, entre otras.

El portavoz de Anfaco también aseguró que la Consellería de Pesca se comprometió a abordar "con prontitud" junto a los productores de mejillón la paralización indefinida del abastecimiento a las empresas de transformación que secundan los propietarios de 2.000 de las 3.300 bateas contabilizadas en las rías de la comunidad. Según añadió Vieites, la propia conselleira, Carmen Gallego, se sentará con las principales organizaciones del sector.

Asimismo, señaló que Pesca se reunirá con los responsables del Consejo Regulador de la denominación de origen (D.O.) Mexilón de Galicia para ultimar una nueva propuesta del reglamento de comercialización que se aplicará al molusco bivalvo amparado por este sello de calidad, documento que podría estar listo "la próxima semana", según estimó Vieites.

SERIAS CONSECUENCIAS

A este respecto, advirtió de las "serias" consecuencias que tendría para la industria conservera la interrupción del suministro de mejillón por parte de los productores en caso de que la D.O. estuviese funcionando. No obstante, destacó que en la actualidad las conserveras disponen de stock de materia prima para "varios meses".

Sobre la D.O., añadió que su objetivo es "buscar la calidad como marchamo", de forma que la marca 'Mexilón de Galicia' garantice el "mejor" molusco de la comunidad, "al igual que el whisky escocés es una referencia de excelencia". Vieites denunció que las conserveras afrontan "una lotería a la hora de comprar mejillón", al sostener que la calidad de este bivalvo es muy heterogénea.

El secretario general de Anfaco atribuyó esta realidad a la ampliación de la producción a doce meses en lugar de realizar la extracción en la época de mayor rendimiento, que situó entre final de verano y otoño. Así, aseguró que la industria asume en muchos casos "mejillón mediano", al que responsabiliza en parte de la pérdida de competitividad del bivalvo gallego.

Insistió en que los productores están trasladando a conserveras, cocederas y depuradoras el problema que registran en la comercialización del mejillón en fresco. Vieites negó que este año hayan caído los precios en origen de la materia prima dedicada a su transformación.

"Se quiere matar al comprador", agregó, tras advertir de que las conserveras absorben más del 60 por ciento del mejillón dedicado a este fin que se produce cada año en la comunidad. El portavoz de Anfaco recordó que las conserveras dependen de la distribución a la hora de fijar precios, "no podemos vender más cara nuestra producción".

LA INDUSTRIA QUIERE DECIDIR

Con respecto a las cuestiones pendientes de resolución para la puesta en funcionamiento de la D.O. Mexilón de Galicia, Vieites reconoció que se podrá dar luz verde a esta iniciativa en cuanto "se de entrada al sector industrial en la toma de decisiones". Así, destacó que las empresas transformadores no están dispuestas a la imposición de cánones o tamaños mínimos y máximos.

"Sin consenso en determinadas premisas no podemos ir adelante en otros mecanismos y cuestiones", aseguró. El portavoz de Anfaco reiteró, en esta línea, la voluntad de un 90 por ciento de las empresas dedicadas a la conserva de mejillón de apostar por el "producto gallego, de valor añadido y de máxima calidad". Al respecto, puntualizó que no todo el molusco bivalvo cultivado en las rías de la comunidad podrá comercializarse bajo el amparo del sello certificador.

Fuente: Europa Press