RIO DE JANEIRO (Xinhua).- Los proyectos de desarrollo de  técnicas que permitan transformar algas o productos de acuicultura  en biodiesel contarán con financiación pública en Brasil, informó  el gobierno.  

 

Según un edicto divulgado por los ministerios de Medio Ambiente y  de Ciencia y Tecnología, el gobierno distribuirá 4,5 millones de  reales (unos 2,8 millones de dólares) en créditos no reembolsables  para proyectos de investigación que contemplen la acuicultura y el  uso de microalgas como materia primera para producir biodiesel.  

Los centros de investigación que ya han trabajado en esa línea  tienen plazo hasta el 25 de septiembre para presentar sus proyectos  a consideración del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y  Tecnológico.  

El gobierno se propone financiar, entre otros, proyectos que  propongan el desarrollo de técnicas de cultivo de microalgas de bajo  costo que puedan ser utilizadas para la producción de aceite como  materia prima para la producción de biodiesel.  

Igualmente serán apoyados estudios sobre el potencial de cepas de  microalgas, estudios de viabilidad económica para los procesos de  cultivo de microalgas y obtención de biodiesel, e investigaciones  sobre procesos más económicos y eficientes para la recolección de  microalgas y la extracción de aceite.  

Los proyectos beneficiados serán anunciados en octubre y los  recursos comenzarán a ser liberados en diciembre próximo.  

Brasil, que ya es el mayor productor y exportador mundial de  etanol procedente de la caña de azúcar, tiene una política para promover la producción y el consumo de biodiesel que obliga a los  distribuidores a mezclar un 3 por ciento de diesel vegetal a cada  litro de diesel mineral vendido.  

El país tiene plantas para producir biodiesel a partir de  oleaginosas como ricino, girasol, soja y palma, y recientemente la  estatal Petrobras inauguró su primera de tres plantas industriales  para procesar el combustible vegetal.  

Pero la intención del gobierno es ampliar las materias primas y  para ello apuesta en las algas, que ya sirven como fuente  experimental para producir biodiesel en países como Estados Unidos,  Japón y Argentina.  

En Brasil, la Empresa de Investigación Agropecuaria del estado de  Río Grande do Norte (Emparn) ya trabaja en técnicas para producir  biodiesel a partir de algas en larga escala.  

Según los estudios de la Emparn, el potencial de las algas para  producir biodiesel es casi 25 veces superior al de cualquier otro  vegetal.  

Recientemente la empresa estadounidense Solazyme presentó un  sistema de biología sintética capaz de utilizar algas marinas para  producir biodiesel de alta calidad y bajo costo.