(EFE).- El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), dependiente del departamento de Agricultura de la Generalitat, está estudiando la viabilidad de producir biodiesel a partir del cultivo de microalgas marinas.

 

De ser efectiva, esta fórmula permitiría liberar campos de cultivo para dedicarlos a la alimentación, ya que a día de hoy la producción de biocombustibles se obtiene, básicamente, de cereales (bioetanol) y semillas oleaginosas (biodiesel).

Las microalgas marinas, pues, se perfilan como una de las mejores alternativas, pues los primeros resultados muestran su gran capacidad de producir lípidos a una velocidad treinta veces superior a la de cualquier legumbre, según ha informado hoy la conselleria en un comunicado.

Pero las microalgas aportan otras ventajas, ya que también son 'secuestradoras' naturales y 'por partida doble' de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases responsables del cambio climático.

La unidad del IRTA de Ecosistemas Acuáticos es la que está llevando a cabo esta investigación con microalgas en agua de Sant Carles de la Rapita (Tarragona).

'Esta investigación abre, sin duda, la posibilidad de obtención de combustibles más respetuosos con el medio, que no compiten con los cultivos dedicados a la alimentación y que, además, colaboran contra el cambio climático', ha subrayado en su nota el departamento.