El alto precios de los alimentos y el bajo precio del pescado vivo este año están forzando a los productores de catfish a evaluar sus operaciones y planes futuros.

 

Los precios de los alimentos para el catfish se han incrementado hasta representar el 50% de los costos de producción, y los precios han superado los $400 por tonelada este año, de $250 las toneladas que costaba el año pasado. Los precios de los peces vivos ha disminuido a 70 centavos la libra para el catfish, pero para julio alcanzó los 80 centavos por libra. Los altos precios de los combustibles también afectan el costo del alimento para el catfish, aireación de los estanques, y el transporte del pescado al procesador.

“El incremento en el alimento y los costos de combustible ha afectado dramáticamente la disponibilidad del productor para sus cubrir sus gastos,” indicó Terry Hanson, economista agrícola del servicio de extensión de la Universidad Estatal de Mississippi.

En respuesta, algunos productores de catfish reducirían sus cultivos o cerrarían completamente.

Por su parte, Jim Steeby, especialista en extensión acuícola que trabaja en el Condado de Humphreys, manifestó que mientras que el espejo de agua para la crianza de catfish se redujo en 12%, la cantidad de alimento usado este año se redujo en 20% en comparación con el año pasado.

Según Steeby con los bajos precios de catfish, el mercado favorece a las empresas mas grandes y que están integradas.

Asimismo Steeby predice que a menos que el precio se incremente, se registrara una reducción en el espejo de agua dedicado a la crianza de catfish en Mississippi y en toda la nación.

Fuente: Delta Farm Press