VIGO (La Voz de Galicia).- Los armadores de Vigo han convertido a la panga en su principal objetivo del verano. Apenas dos meses después de erigirse como uno de los caballos de batalla durante el paro del sector, ahora la cooperativa de armadores viguesa advierte de que la especie presenta graves deficiencias higiénico sanitarias y que no cumple las condiciones nutricionales básicas, según un informe solicitado por la organización al Instituto de Estudios Mariños.

 

El gerente de los armadores, José Ramón Fuertes, exige que la venta de panga se someta a los mismos controles rigurosos que debe pasar la mercancía de la flota gallega. «Nos callaremos cuando la importación cumpla las reglas legales», señaló el gerente, quien desprestigió el origen de la especie: «Es un producto de charcas estancadas del río Mekong, en Vietnam».

Los armadores denuncian que la llegada masiva de esta especie está haciendo mucho daño a la merluza, el salmón o el pez espada, que, según el informe que manejan, tienen tres veces más contenido de Omega 3. Es por ello que solicitan que estas conclusiones lleguen a los consumidores para que estos conozcan las características del producto, que, según ellos, se reparte en comedores escolares y hospitales. Sin embargo, desde la Consellería de Pesca desmienten que la campaña ¡Uhmmm...peixe! que promueve el consumo de pescado capturado por la flota gallega, incluya a la panga.

Gran expansión

Esta especie llegada desde Vietnam se vende en la mayoría de los supermercados gallegos ya fileteada, sin espinas y a un precio asequible, lo que la convierte en un producto muy atractivo para las familias. En los últimos años su consumo ha seguido una línea alcista que la ha posicionado como un duro competidor para especies como la merluza o el gallo, que hasta ahora eran los reyes de los platos españoles.

En su intención de advertir de posibles riesgos al consumidor, los armadores de Vigo indican que, lejos de las creencias populares, la panga no es un pescado salvaje cuyo consumo ayude a protegerse frente a las enfermedades cardiovasculares. En los últimos meses se ha visto desprestigiada por armadores y marineros, que no han dejado de sembrar dudas sobre su calidad. ? La rapidez con la que se ha implantado en el mercado gallego, después de haber conquistado Estados Unidos y Europa, camina pareja al repunte de sus capturas en Vietnam -principal exportador-, donde la producción alcanzaba las 397.000 toneladas hace dos años, frente a las apenas 22.000 de 1997.

El temor a que esta situación ahogue aún más a un sector pesquero en crisis ha llevado a la cooperativa viguesa a denunciar sus deficientes condiciones nutricionales. Junto a la demanda de una mayor seguridad sanitaria para la panga, los armadores piden más igualdad en el trato. Fuertes señala que «deben tener una posición estadística en el arancel para que se controle su entrada».

No obstante, desde la asociación aseguran que la cantidad de producto que atraviesa las fronteras españolas está poco controlada, ya que la panga, al no estar todavía registrada, accede en el grupo de «otras especies», lo que deja la mano muy abierta para la falta de control.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es