Puerto Montt (Ecoceanos News). Las autoridades de salud de la Región de Los Lagos iniciaron una investigación para determinar las causas de la intoxicación de trabajadores de la compañía de capitales noruegos Marine Harvest, que este fin de semana fueron trasladados masivamente desde la factoría que esta empresa mantiene en la zona de Chinquihue, en Puerto Montt, a diferentes centros asistenciales de la zona.

Según informaron funcionarios estatales, las instalaciones de esta empresa exportadora no cuenta con agua potable en esa localidad.


Los trabajadores afectados, presumiblemente producto del alimento consumido en el casino de la factoría, presentaron intensos dolores estomacales y algunos incluso sufrieron vómitos y diarrea. La mayoría de las personas intoxicadas son mujeres. En la planta Chinquihue laboran unos 300 trabajadores por turno.
 
Dirigentes sindicales aseguraron a Ecoceanos News que "el agua que se utiliza para preparar la comida proviene de un pozo”, mientras que el agua para beber es obtenida mediante bidones desde fuentes externas a la factoría.
 
Luís Vera dijo que “la planta solo cuenta con pozos profundos para extraer agua. Hace poco tiempo debido a la baja profundidad de los pozos, el agua salía con mucha tierra, incluso hasta con gusanos”.   
 
“Nuestra preocupación es que si bien este líquido es tratado y clorado, no sabemos si es adecuado que se manipulen alimentos con él", afirmó a El Mercurio Elías Traimún, presidente del sindicato Nº 1 de trabajadores de Marine Harvest.

En tanto el Secretario Regional Ministerial de Salud, Dr. Dagoberto Duarte, informó a Ecocéanos News que “el fin de semana se fue a visitar la planta, se fiscalizaron las instalaciones y se retiraron algunos alimentos para tratar de entender que es lo que ocurrió”.  
 
Con respecto a la preocupación de los trabajadores por la falta de agua potable en las plantas de proceso de la salmonera, Duarte aseveró que “según entiendo el agua para preparar la comida proviene de otro lugar, puesto que la empresa encargada es Sodexho. Otro tema es que la empresa no cuente con agua potable. Desconozco si los trabajadores utilizan esa agua solo para lavarse o para tomarla. Este tema es materia de investigación del sumario sanitario”.  
 
Pese a la masiva intoxicación, la factoría sigue en funcionamiento y solo podría existir suspensión si el sumario sanitario detecta irregularidades.
 
En tanto, la gerente de recursos humanos de Marine Harvest, Vilma Cavieres, manifestó al diario El Llanquihue que "todos los días se toman muestras de los almuerzos que se entregan en el casino, el cual es manipulado por la empresa Sodexho, por lo que se realizarán los estudios y entregaremos la información requerida al Servicio de Salud para que se averigüe cómo se produjo la intoxicación".

Los medios de prensa local hablan de 56 obreros intoxicados, sin embargo los dirigentes sindicales tienen registrados 79, ya que muchos trabajadores se sintieron enfermos el sábado en la tarde y fueron derivados al recinto asistencia o a sus hogares.  
 
OTRAS IRREGULARIDADES
A la emergencia sanitaria de Marine Harvest, se suman otras infraccionalidades ambientales y laborales. Recientemente, la empresa salmonera fue sancionada por la Comisión Regional del Medioambiente (Corema) por descargar residuos sólidos no autorizados al río Chamiza. La multa cursada asciende a unos 2,4 millones de pesos.
 
El proceso sancionatorio contra la industria se inició a fines de 2006, luego que el Comité Operativo de Fiscalización constatara en terreno la descarga no autorizada al caudal desde la planta ubicada en el sector Chamiza, 12 kilómetros al sur de Puerto Montt.

Con ello, la salmonera incurrió en el incumplimiento del Decreto Supremo 90 y de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), que autorizó su funcionamiento.

Nelson Bustos, director de CONAMA regional, rechazó los descargos presentados por la empresa Marine Harvest durante el proceso sancionatorio. "Algunos de ellos fueron bastante irónicos y con ejemplos burdos. Los términos utilizados no son los que corresponden para referirse a la seria labor ejercida por organismos competentes", puntualizó a El Mercurio.

La infraccionalidad fue constatada por personal de la Comisión Regional del Medioambiente, Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) y la autoridad sanitaria.