Una conferencia sobre Biofouling (organismos que se adhieren a las cercas marinas en la Acuicultura, provocando enormes perdidas económicas) y su control por medio de pinturas que no dañan el medio ambiente, se desarrolló en la Facultad de Recursos del Mar de esta Casa de Estudios.

 

La actividad académica, dictada por el doctor del Instituto de Investigación y Desarrollo en Tecnología de Pinturas, CIDEPINT, de Argentina. Guillermo Blustein, y coordinada por el director de Investigación de la Universidad de Antofagasta, doctor Carlos Riquelme, abordó aspectos sobre la prevención de Biofouling a través de pinturas. El Biofouling afecta actualmente a todas las estructuras sumergidas y sistemas acuícolas en el mundo, lo que provoca grandes pérdidas económicas.

“La visita de Guillermo Blustein se enmarca en un programa de intercambio entre Chile y Argentina auspiciado por CONICYT y que, posteriormente, permitirá la visita de un investigador del plantel chileno al vecino país, específicamente un estudiante de doctorado”, explicó Riquelme.

En este sentido, el investigador Blustein señaló que “CIDEPINT ha avanzado bastante en el tema de pinturas Antifouling marino. Trabajamos especialmente en la protección de superficies metálicas. Nuestro convenio de cooperación (con la UA) consiste en trabajar en la protección de redes para la Acuicultura”, sostuvo.

Investigación

El Laboratorio de Ecología Microbiana de la Universidad de Antofagasta, se encuentra realizando desde el año 2001 un proyecto Fondef denominado “Desarrollo de productos de origen microbiano para el control del Biofouling en la industria acuícola”.

Durante la investigación, los científicos de la UA lograron extraer desde una bacteria marina un producto proteico con propiedades de inhibición del Biofouling primario, “sustancia que ahora está siendo clonada en otras bacterias, lo que nos permitirá producirla en forma masiva”, informó Carlos Riquelme.

“El producto es soluble al agua y debemos tener un producto final solvente, es decir, resistente al agua, por lo que debemos buscar una resina acuosa para mezclarla con nuestro producto. Lo que no es muy fácil, no obstante, ahora tenemos la colaboración de una empresa inglesa y del laboratorio del doctor Blustein”, puntualizó el directivo de la UA.

Fuente: Universia