Roma (EFE). El 25% de los recursos pesqueros continuaron sobreexplotados o agotados en 2004, mientras el 52% están explotadas a su máximo, según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 

El documento, titulado 'El estado mundial de la pesca y la acuicultura' y con datos referidos a 2004, muestra así que tres cuartas partes de los recursos siguen amenazados.

No obstante, la cifra de recursos sobreexplotados y agotados se mantuvo en los últimos diez o quince años, tras haber aumentado mucho durante los decenios de 1970 y 1980.

En concreto, el 17% de las poblaciones están sobreexplotadas, el 7% agotadas y el 1% se recupera del agotamiento, mientras el 52% están al máximo de su capacidad, lo que significa que un nivel mayor de capturas hará imposible su sostenimiento.

Tan sólo un 20% de las poblaciones están moderadamente explotadas y un 3% lo está poco.

En el documento, la FAO expresa su grave preocupación por las capturas en alta mar, especialmente por lo que se refiere a algunas especies como los tiburones oceánicos migratorios.

'El estado de explotación de las especies de túnidos altamente migratorias es similar al de todas las poblaciones de peces supervisadas por la FAO, pero el de los tiburones oceánicos altamente migratorios parece más problemático, ya que más de la mitad de las poblaciones sobre las que se tiene información figuran como sobreexplotadas o agotadas', dice el informe.

En total, la producción mundial de la pesca y la acuicultura en 2004 ascendió a 140,5 millones de toneladas, por un valor estimado de unos 84 900 millones de dólares, cifra que representa un crecimiento del 3,6 por ciento con respecto a 2003.

Esa producción equivale a un suministro per cápita aparente de 16,6 kilogramos (equivalente del peso en vivo), que es el más alto registrado en la historia, según la FAO.

Unos 105,6 millones de toneladas de pescado son directamente para el consumo humano, mientras que el resto se utiliza para productos directamente alimentarios, como la fabricación de harinas y aceites.

De los 140,5 millones de toneladas pescadas, 95 millones fueron capturas en libertad y 45,5 en acuicultura, lo que representa un 32,8% del total y muestra su continuo aumento.

'La acuicultura sigue creciendo más rápidamente que cualquier otro sector de producción de alimentos de origen animal y su tasa de crecimiento en el mundo es del 8,8% al año desde 1970, mientras que la pesca de captura ha crecido solamente a razón del 1,2% y los sistemas de producción de carne de cría en tierra, un 2,8%', resalta el informe.

Sin embargo, la FAO considera que 'hay síntomas de que la tasa de crecimiento de la acuicultura mundial puede haber alcanzado sus cotas máximas'.

De la pesca total, 104,1 millones de toneladas pertenecen a aguas marinas y 34,6 millones a aguas dulces.

Los diez principales países productores son China, Perú, Estados Unidos, Chile, Indonesia, Japón, India, Rusia, Tailandia y Noruega, sin apenas variación a años anteriores, salvo el país sudamericano, que avanzó un puesto, en parte debido a una mayor capturas de anchoveta peruana, especie cuya pesca sufre grandes fluctuaciones debido su vinculación con el fenómeno climatológico de El Niño.

Los diez principales países importadores de pescado son: Japón, Estados Unidos, España, Francia, Italia, China, Reino Unido, Alemania, Dinamarca y Corea del Sur; mientras que los diez exportadores más importantes son: China, Noruega, Tailandia, Estados Unidos, Dinamarca, Canadá, España, Chile, los Países Bajos y Vietnam.