SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- Las trece empresas dedicadas a la cocción de mejillón mantienen interrumpidos sus pedidos de materia prima al considerar que no existen "garantías suficientes" para evitar conflictos en los puertos, que un día más registraron la presencia de piquetes.

 

Las dos agrupaciones desmarcadas del cese del suministro a la industria transformadora convocado por la Plataforma para la Distribución de Mejillón de Galicia (Pladimega) denunciaron que unos 2.100 productores no pueden recoger el molusco de las bateas, ante la decisión de sus clientes, y se han visto obligados a asumir un "paro forzoso".

Pese a la protección comprometida por responsables de la subdelegación del Gobierno de Pontevedra al presidente de la Asociación de Mexilloeiros Virxe do Rosario de Vilaxoán, Javier Blanco, los cocederos decidieron no reanudar su actividad. "Están cansados de juegos, no pueden contratar y despedir gente sin más", aseguró en declaraciones a Europa Press, tras denunciar las "cuantiosas pérdidas" derivadas del paro forzoso de su trabajo.

En la misma línea, el presidente de la Federación Arousa-Norte, Juan López Durán condenó la presión de los piquetes que, un día más, vigilan los principales puertos de descarga de la Ría de Arousa, en especial Vilanova y Vilaxoán, que centralizan la actividad de los productores asociados a estas dos agrupaciones.  

Sin embargo, descartan cualquier acercamiento a alguna de las 23 organizaciones que integran Pladimega. "No vamos a negociar nada ni sentarnos en ninguna mesa mientras haya piquetes y no se restablezcan las pérdidas ocasionadas", sentenció Blanco. Por su parte, el responsable de Arousa-Norte aseguró que sus asociados decidirán esta tarde en asamblea cómo "solucionar esta situación".

A este respecto, Blanco negó que exista "ninguna relación" con los portavoces de Pladimega. "Ellos rompieron de forma unilateral el diálogo con la convocatoria de este paro", defendió.

En esta línea, reprochó a la conselleira de Pesca, Carmen Gallego, que no movilizase más medios para garantizar el "derecho a trabajar" de los que no apoyan el paro, iniciado el 3 de agosto. También acusó a la titular de este departamento de "formar parte de un piquete", en relación a sus supuestas declaraciones en las que habría instado al propio sector a arreglar sus problemas internos.

Fuente: http://www.europapress.es