MÉRIDA (ABN).- El Instituto Socialista de la Pesca y la Acuicultura (Insopesca) y el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (Inia), organismos adscritos al Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierras, donaron este sábado 100 mil alevines de trucha y 63 mil kilos de alimento concentrado a más de 40 truchicultores de Mérida.

 

El acto que estuvo presidido por el presidente de Insopesca, Gilberto Jiménez, y la gerente general de Inia, Yorma Rodríguez, se realizó en la sede de Inia ubicada en el Parque Sierra Nevada del estado Mérida, sector La Mucuy Alta del municipio Rangel.

Dos consejos populares de acuicultores de los municipios Rangel Y Libertador estuvieron presentes en el acto realizado en el Inci, un centro que tiene 21 años criando truchas y haciendo investigacion.

La donación de los 100 mil alevines o truchas recién nacidas, forma parte del cumplimiento de los artículos 17, 18 y 19 de la nueva Ley de Pesca y Acuicultura decretada por Ley Habilitante el pasado 14 de marzo.

Esta ley establece que el estado debe desarrollar programas de organización, formación integral y acompañamiento social para incentivar el cultivo de especies autóctonas, especialmente las de pequeña escala.

Los productores que recibieron los donativos pertenecen a organizaciones populares de trichicultores que se han venido creando, no solo en Mérida sino en todo el país, con la intención de beneficiar a las comunidades aledañas a incrementar el consumo de especies acuáticas en zonas populares.

El presidente de Insopesca, Gilberto Giménez, dijo que el 88% de la producción de trucha se realiza en el estado Mérida y que existe una estrategia para que la trucha se convierta en un plato popular del venezolano.

“Se trata de crear la cadena de distribución del alimento, de la mano con los consejos del poder popular de truchicultores y productores, porque según la FAO, el consumo de pescado debe estar por el orden de los 16 kilogramos de pescado al año por persona y el venezolano no llega a 8 kilogramos'.

Explicó que el bajo consumo de pescado en el país se debe a la cadena perversa de comercialización que golpea primeramente al productor que recibe precios de miseria por la captura del pescado y luego al consumidor que lo adquiere a precios prohibitivos.

'Se trata de establecer con el pueblo organizado los mecanismos de distribución alternativos y tiene que incorporarse la red de distribución del Estado como Pdval y Mercal, ferias del pescado etc', precisó Giménez.

Enfattizó que a través del Ministerio, Insopesca, Inia y otros organismos, 'debemos darles las herramientas a los productores para construir y fortalecer estas cadenas alternativas de distribución de alimentos'.

Por su parte, la gerente del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (Inia), Yomar Rodríguez, precisó que su instituto se encuentra en los 21 estados del paìs y en el caso del estado Mérida, la estación de la Mucuy apoya a los productores con asesorías tècnicas y acompañamiento.

'Tenemos una capacidad instalada para producir 5 millones de alevines de truchas al año y en el Inia están registrados 42 productores truchicultores de Mérida, a quienes se les entregó 100 mil alevines como parte de la meta de este año', puntualizó.