SANTIAGO DE COMPOSTELA (EFE).- Representantes del sector mejillonero intentarán buscar una solución al conflicto que mantienen los productores desde hace casi un mes, durante la reunión que hoy mantendrán con la Consellería de Pesca, y a la que no asistirá Pladimega, que aglutina a la mayoría de los titulares de 2.600 bateas.

 

Los productores de mejillón mantienen un paro y no entregan producto a la industria como medida de protesta por la importación de mejillón foráneo para el sector transformador y la falta de controles de calidad para este producto menos rigurosos que para el bivalvo gallego, según denuncian.

Pladimega anunció ayer que no acudirá a la reunión convocada por la conselleira de Pesca, Carmen Galego, al estimar que no es necesaria su intermediación.

Además de los mejilloneros, al encuentro fueron invitados Anfaco, cocederos y el sector crítico de los productores, con la intención de buscar alguna alternativa que ponga un poco de calma entre las partes implicadas en el conflicto del mejillón provocado por la caída de precios.

Agustín Pose, portavoz de PLADIMEGA, declaró que "somos empresarios y sabemos defendernos nosotros solos sin que intervenga la conselleira, con la que estuvimos en otras ocasiones cuándo fue preciso, como en la elaboración de la Ley de Pesca".
Gallego califica de error desplante de Pladimega a la reunión del mejillón

El conflicto que mantienen desde hace casi un mes los productores de mejillón continua tras la reunión que mantuvo hoy la titular de Pesca, Carmen Gallego, con las partes afectadas y a la que no acudió la Plataforma de Distribución del Mejillón (Pladimega), algo que la conselleira consideró "un error".

En declaraciones a los medios tras esta primera reunión, la conselleira, que ejerce de mediadora en el conflicto, indicó que todas las organizaciones deben acudir a esta reunión para buscar una solución al conflicto y se mostró "segura" de que podrán sentar a Pladimega con todos los demás o, por lo menos, empezar a establecer contactos bilaterales.

Según Gallego, "existe un objetivo común que compartimos todos", que no es otro que lograr que el sector del mejillón trabaje un producto de calidad, que sea capaz de tener una venta de la producción durante todo el año adaptada al mercado y, al mismo tiempo, ver recompensado con un justo precio ese producto.

Por su parte, el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas (Anfaco), Juan Manuel Vieites, justificó la ausencia de Pladimega diciendo que "no tendrán argumentos para venir y poder exponerlos" y comunicó la apuesta de los conserveros por el mejillón de Galicia "un gran al que todos deberíamos estar buscando cómo beneficiar".

Pladimega justificó su ausencia en la reunión alegando que no estaba constituida legalmente, y así se lo transmitió a la Consellería de Pesca.

Mientras, Vieites anunció que "si la situación se prolonga en el tiempo" se podrían producir reestructuraciones de cara al futuro "según se desarrolle la situación en las próximas semanas".

Además, explicó que en el momento que empiecen a faltar referencias de mejillón en el mercado el comprador recurrirá a productos sustitutivos.

Otro de los sectores afectados es el de los cocederos, representados en la reunión por Serafín Santórum, de la Asociación Gallega de Cocedereos del Mejillón (Agacome), quien dijo, en referencia a los productores, que "el hecho de que sean muchos no significa que tengan razón".

Santórum consideró que la Delegación Gobierno "no está haciendo todo lo que puede" para garantizar las descargas y explicó que los cocederos sólo trabajan el mejillón, por lo que con este paro quedan sin medio de trabajo y soportan unas pérdidas económicas considerables.

En este sentido, el presidente de Agacome apuntó que las repercusiones a medio plazo serán "graves" por la pérdida de cuota de mercado en España y con consecuencias en materia laboral.

Indicó que, llegado el punto, las empresas cocederas tendrán que tomar las decisiones oportunas para intentar respetar su integridad económica.

Por el momento, consideró "representativa" la cifra de 6.000 euros diarios de pérdidas por parte de estas empresas, aunque puntualizó que en función de la previsión de inicio de la campaña "en unos casos será más y en otros menos".

Una de las soluciones podría pasar por las importaciones de mejillón, sobre las que Santórum dijo que había "mucha demagogia" e invitó a reflexionar por qué el mejillón gallego siendo de más calidad está perdiendo cuota de mercado.