SANTIAGO.- Luego de conocer los avances del Grupo de Trabajo del Salmón, impulsado por el Ministerio de Economía, Fundación Terram valoró las iniciativas mencionadas considerando que constituyen un impulso para poder mejorar las condiciones en las que esta industria se está desarrollando. No obstante, determinó la falta de algunos puntos claves que quedaron fuera de este Grupo de trabajo, como frenar la expansión de la industria.

 

“Pese a que esta instancia surge a partir de la crisis sanitaria de la industria  y no es producto de la preocupación del Gobierno y la industria por tener una adecuada política y regulación en el tema, consideramos que en este primer ordenamiento de la información y marco regulatorio se han abordado temas relevantes para la salmonicultura. Por ejemplo, el levantamiento del estado de las concesiones operando y solicitadas por regiones, constituye un punto clave ya que permitirá avanzar en la transparencia y conocimiento público de la situación actual. En este mismo ámbito el anuncio de la modificación del RESA, respecto a la constitución de los “barrios” para las áreas de concesiones, permitirá mejorar la  regulación y generar una primera fase de ordenamiento., declaró la Directora Ejecutiva de Terram, Flavia Liberona.
 
Por otra parte, la representante de Terram, “valoró la entrega de mayores recursos para la fiscalización del sector, a través de Sernapesca, ya que esto podría mejorar la situación. Una parte de los problemas surgen porque el Estado ha demostrado no tener un poder efectivo de fiscalización y las empresas han demostrado que son incapaces de autorregularse”. Del mismo modo, Liberona valoró la entrega de más recursos para la implementación de un plan de manejo y uso de antibióticos y la determinación de parámetros e indicadores de capacidad de carga.
 
Desde Fundación Terram, consideramos que aún hay temas de suma importancia que no fueron incorporados, por ejemplo la problemática socio-laboral que ha sido gravemente afectada por la crisis del salmón. En segundo término no hubo pronunciamiento en relación con frenar la entrega de permisos ambientales, concesiones y detener la implementación de centros de cultivo en las regiones de Aysén y Magallanes, lo cual sólo significará seguir expandiendo los problemas y  las malas prácticas ambientales y laborales. Más aún, en este momento en el cual se está viviendo el punto más alto de virus ISA y se pronostica un mayor impacto para el año 2009 será peor. Es necesario incorporar una visión ecosistémica de las zonas donde se cultiva el salmón y se desarrollan otras actividades económicas; y por último, es de suma relevancia estudiar la aplicación de algún instrumento económico que permita regular vía impuestos u otro, a esta industria y que de garantías al país de que se está protegiendo y resguardando por parte del Estado un bien nacional que es de todos los chilenos” concluyó la Directora Ejecutiva de Fundación Terram.

Fuente: Fundación Terram