SANTIAGO DE COMPOSTELA (Europa Press).- La Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (Adega) y diversas plataformas vecinales contrarias al Plan Galego de Acuicultura tratarán de "demorar" la aprobación de los proyectos de explotación de cada una de las piscifactorías que deberán presentar las empresas concesionarias, con el objetivo de que las multinacionales "pierdan el interés" de implantarse en la comunidad gallega.  

 

Su objetivo será retrasar "al máximo" la puesta en funcionamiento del conjunto de los parques, cuya localización y permiso de instalación se define en la legislación marco a la que hoy dio luz verde el Consello de la Xunta.

Así lo aseguró el secretario ejecutivo de Adega, Fins Eirexa, presente en la concentración de rechazo protagonizada hoy en Santiago por su organización y otros 12 colectivos, además de la plataforma Galiza non se vende, Verdegaia, Greenpeace y Sindicato Labrego Galego (SLG).

"Esto no es más que el principio", advirtió para añadir que las multinacionales a las que se han adjudicado los parques acuícolas necesitan producir "cuanto antes" grandes volúmenes de pescados planos para recuperar sus inversiones. Eirexa señaló que cuanto más se demore la aprobación de cada plan de explotación, las empresas irán "perdiendo su interés".

FORMA DE TRAMITACIÓN

El representante de Adega criticó además que el presidente gallego, Emilio Pérez Touriño, dé el visto bueno a este proyecto mediante el uso de su prerrogativa para llevar asuntos al Consello de la Xunta no incluidos en el orden del día y "sin tener en cuenta los informes de su propio equipo --Dirección Xeral de Urbanismo-- y de sus socios de Gobierno --BNG--".

En la misma línea, la secretaria xeral del SLG, Carmen Freire, condenó las "formas" empleadas para aprobarlo hoy en el Consello da Xunta. "Es de sinvergüenzas hacerlo a lo callado, de un modo fascista", manifestó para destacar la "discrepancia" generada por esta decisión en el seno del Gobierno gallego.

A juicio de Adega, el titular de la Xunta deberá explicar por qué aprueba "de este modo" el plan y cómo invertirá "los millones de euros de la Unión Europea, que cubren el 50 por ciento de las inversiones de cada piscifactoría".

PROTESTA POPULAR Y VÍA JUDICIAL

El conjunto de organizaciones contrarias al Plan de Acuicultura advirtieron hoy de que "combatirán" cada una de las piscifactorías a través de la vía judicial, la protesta popular y la acción social. "Tenemos un contencioso contra la Consellería de Pesca", recordó el portavoz de la Plataforma para la defensa del patrimonio cultural de Quilmas y presidente de Adega en la Costa da Morte, José Manuel Casais.

Su organización califica el plan acuícola de la Xunta de "irracional", "insostenible" y "destructivo" para la costa gallega, una afirmación en la que coincidió con Eirexa y la secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego, Carme Freire.

A este respecto, el secretario ejecutivo de Adega anunció que el conjunto de las organizaciones presentarán en breve una denuncia ante la Fiscalia especial de Medioambiente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) para que investigue la situación de las 26 piscifactorías que operan en el litoral de la comunidad.

"Carecen del preceptivo permiso de vertido, sólo cuentan con una autorización provisional que, en algunos casos, se concedió hace 18 años", aseguró Eirexa. "Queremos un plan acuícola basado en un modelo de desarrollo sostenible de los recursos", recordó, tras señalar como ejemplo la producción marisquera y pesquera de las rías gallegas.

En esta línea, denunció que cada piscifactoría empleará a una media de 12 personas, frente a los 1.800 empleos que baraja la Xunta, y contrastó esta cifra con los 18.000 puestos de trabajo que genera la acuicultura a flote en Galicia. "Es el mismo plan que el del PPdeG, con algún retoque y está diseñado en el gabinete de expansión de las multinacionales", condenó, secundado por los portavoces de las organizaciones presentes en la protesta.

Fuente: http://www.europapress.es