(Portafolio).- El fin de semana pasado, el embalse del Guájaro, se introdujeron los peces, provenientes de la estación piscícola de Repelón. Esta actividad ha disminuido al 50% en los últimos 30 años.

 

El Iinstituto Colombiano Agropecuario (ICA) busca además mantener las poblaciones de especies nativas presentes en la zona, así como garantizar la conservación de la pesca artesanal.

"El repoblamiento del embalse con especies nativas contribuirá a mantener su producción pesquera, la cual actualmente es de menos de 3.000 toneladas anuales, al tiempo que le permitirá a más de 2.500 pescadores de la zona contar con la estabilidad de su actividad", dijo Andrés Fernández Acosta, gerente general del ICA.

La segunda etapa de esta jornada de repoblamiento se hará a finales de octubre, cuando se sembrarán otros 5.000 ejemplares, con los cuales se implementará una técnica de marcaje con bioindicadores.

"El ICA iniciará este tipo de ensayos para hacer el seguimiento al crecimiento y sobrevivencia de esta especie para determinar el proceso correcto de repoblamiento y definir el impacto real de la actividad", agregó el gerente de la entidad.

La captura en este embalse ha disminuido desde que en 1974 se cerró la conexión entre el río Magdalena y la Ciénaga, que ha impedido el intercambio de los peces.

Fuente: http://www.portafolio.com.co