Los funcionarios dijeron que una empresa japonesa ha etiquetado falsamente al menos 3.3 millones de anguilas, como si hubieran sido producidos en Japón.

 

Sanraizu Fuzu, cuyos productos en base a anguila ya estuvieron bajo investigación en otro incidente, ahora enfrenta el escrutinio del Ministerio de Agricultura, Forestales y Pesca.

Los funcionarios están investigando si la empresa compro anguilas desde China y otro países, y reempacados luego como productos japoneses.

Bajo la sospecha se encuentran aproximadamente 3.3 millones de anguilas por año, que la empresa envió a 70 supermercados en el este de Japón. Cuando los funcionarios visitaron la piscigranja de Sanraizu Fuzu, ellos informaron que solo una de los nuevos estanques de la granja contenía anguilas. La empresa no tiene documentos en donde se demuestre la compra de alimentos para las anguilas.

Fuente: UPI