Un propulsor para las jaulas que ha sido desarrollado y probado por un investigador de Massachusetts Institute of Technology (MIT) no solo permitiría reducir costos para las granjas de peces ubicados en mar abierto, también permitirá trasladar las granjas a alta mar, evitando de esta forma el conflicto con los usuarios y de comprometer la calidad del agua de las zonas costeras.

 

La acuicultura representa mas de la mitad de los alimentos de origen acuático producidos globalmente; 40% de los alimentos de origen acuático consumidos en EEUU proviene de crianza y es importado. Sin embargo, solo una pequeña cantidad de esto proviene de las granjas oceánicas.

En la acuicultura oceánica convencional, las jaulas son rutinariamente reposicionadas para controlar las enfermedades. Con las embarcaciones se trasladan las jaulas a otro sitio, pero el tamaño de las jaulas y ineficiencia propulsiva de los botes convierten a estos traslados en eventos en donde se requiere de una gran cantidad de energía.

Cliff Goudey, director del MIT Sea Grant's Offshore Aquaculture Engineering Center, esta explorando un enfoque diferente para mover las jaulas. Mediante la instalación de hélices en las jaulas, Goudey libera a las jaulas de la necesidad de un bote. Su sistema usa un par de hélices de ocho pies de diámetro, impulsado por energía y de motores de 6.2 caballos de fuerza. Los motores son impulsados por un generador a diesel ubicado en la superficie y un par de controladores de motor montados en un pequeño bote.

Recientemente, Goudey evaluó su enfoque en Snapperfarm Inc., una granja oceánica en Culebra – Puerto Rico, en donde se cría cobia en jaulas semi-sumergidas. Mediante la instalación de un par de hélices en la mitad de una jaula para peces Aquapod® de 62 pies de diámetro, Goudey maniobro la jaula de forma similar al sistema basado en los botes.

“Estas pruebas demostraron que el concepto de operación de jaulas móviles es técnicamente factible,” dijo Goudey.

El proyecto es financiado por el Programa de Acuicultura Marina de NOAA, para demostrar las necesidades tecnológicas en la crianza de peces en vastas proporciones del océano que son muy profundas para las jaulas de peces convencionales. Mediante la operación a través de la predicción de las corrientes del océano, las granjas móviles necesitan solo un posicionamiento modesto para permanecer dentro de las trayectorias planificadas.

Aunque las pruebas recientes son prometedoras, Goudey resaltó que “la factibilidad económica (de la piscicultura oceánica móvil) permanece como una pregunta abierta, debido a que solo una operación a gran escala,” podría ser viable.

Fuente: Massachusetts Institute of Technology