SANTIAGO (ABC).- Manoel Santos, de la Plataforma Medioambiental de Corrubedo, en Ribeira; Xosé Manuel Casais, representante del movimiento vecinal por la defensa del patrimonio de Quilmas, en Porto do Son; Luis Suárez, de la agrupación «A Pergoliña», de Camelle, en la Costa da Morte; y Fins Eirexas, de la asociación ecologista Adega.

 

Todos los nombrados (y más, que no se dieron cita en el Club de Prensa de Galicia) se oponen al plan de acuicultura aprobado por el bipartito, pese al desmarque del BNG, y, por tanto, han anunciado que lo denunciarán ante la Comisión Europea a fin de evitar la mayor agresión a la costa gallega después del desastre del petrolero «Prestige».

Fins Eirexas advirtió que la denuncia ante la CE podría hacer que ésta «cerrase el grifo de las ayudas, cifradas en 390 millones, y provenientes del Fondo Europeo de Pesca, que financia hasta el 50% de inversión por planta», comentó.

El coordinador de organización de Adega, Martiño Fiz, informó, igualmente, de la presentación de un recurso contencioso administrativo ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia por la situación de las actuales instalaciones en el litoral gallego, apoyándose en un informe del organismo autónomo Augas de Galicia que señala la falta de permiso de vertido de todas ellas.

Fuente: http://www.abc.es