(Galiciae).- Las dos facciones dentro del sector de productores de mejillón se sentaron este miércoles ha negociar después de semanas de enfrentamientos por la creación de una plataforma de ventas, en una reunión de la que salió mucha buena voluntad pero pocos compromisos.

 

La Consellería de Pesca, que ejerció de mediadora, consideró aún así "un éxito" el encuentro entre los partidarios de la Plataforma de Distribución del Mejillón de Galicia (Pladimega), que representan a un 80% del sector y que mantienen un paro en las ventas, y las cofradías de Virxe do Rosario y Federación Arousa Norte, que se oponen a ella y quieren que se les permita trabajar.

Los representantes de Pladimega, un organismo que pretende controlar las ventas de mejillón y fijar los precios según la calidad y el tamaño, para evitar especulación y competencia desleal, también han salido satisfechos. Confían en que, ahora que conocen sus argumentos de primera mano, las dos cofradías disidentes "vuelvan a la unidad del sector".

En el otro lado, la visión no es tan positiva. Desde la agrupación Virxe do Rosario señalaron que salieron de la reunión sin haber hecho ninguna valoración o propuesta, y que seguirán así mientras los piquetes de Pladimega continúen impidiendo realizar las descargas del producto en los muelles.

Polémica por el sistema de ventas
Pladimega se niega a venderles mejillón a conserveras y cocederos hasta que no acepten la nueva política de precios. Virxe do Rosario y Arousa Norte consideran que también les perjudica a ellos, pero el sector mayoritario lo negó en esta reunión.

Dicen que el sistema de comercialización que ellos defienden es "simple": la plataforma recibirá los pedidos de molusco y los cubrirá comprándole a cada socio una cantidad proporcional a su previsión de ventas, "fijada en base a los resultados de los dos últimos años". Así, explican, un socio que duplique en producción a otro, servirá el doble de barcadas de mejillón que este.

Javier Blanco, de Virxe do Rosario, señaló que su posicionamiento coincide con el de los representantes de la Xunta: "No se puede ser productor y comercializador, y querer usar las dos formas". En su opinión, es mejor dejar que sea el mercado el que fije los precios.

Fuente: http://elprogreso.galiciae.com