GUAYAQUIL.- El robo de camarones, balanceados, y bombas de agua tiene preocupados a los productores de camarón de Guayas y El Oro.

 

Ayer el representante de la Cámara Nacional de Acuacultura, César Monge, en declaraciones a El Comercio   denunció que su sector se convirtió en el más inseguro de Guayaquil. En seis meses siete empresas fueron asaltadas con una pérdida de más de USD 500 000.

En las denuncias se revela que se roban las cosechas de las camaroneras que tienen como destino los mercados internacionales, informó El Comercio .  También se suma el robo de balanceados que se utiliza para la alimentación del crustáceo. “El sector puede hacer lo posible para competir en los mercados, pero con los niveles de inseguridad es muy difícil trabajar. Eso afecta a las ventas y a  los ingresos de las empresas” destacó Monge.

Hasta agosto pasado la industria registró una producción de 200 millones de libras, de las cuales el 60% se concentra en Guayas. El problema se origina porque las empresas deben transportar su producto a las empacadoras y en el trayecto son abordadas por los delincuentes, explica Monge.