(Galiciae).- El vicepresidente de la Xunta, Anxo Quintana, quiso quitarle hierro este viernes al debate sobre el Plan de Acuicultura y le quitó peso a las críticas del diputado nacionalista Bieito Lobeira, que fueron "excesivas en alguna parte", y aseguró que, una vez aprobado, "es un proyecto de todo el Gobierno".

 

Dijo el portavoz de los nacionalistas que el plan experimentó mejoras, ya que el Gobierno mantuvo en todo momento una "posición dialogante", que permitió introducir en él las posiciones grupos ecologistas, profesionales el sector y las consellerías del BNG, entre otros. Los ecologistas, desde luego, no están de acuerdo con esta afirmación.

Deseoso de calmar los ánimos tras su reunión con Touriño, Quintana aseguró que Lobeira es "un gran diputado", pero que en los últimos meses "ha sufrido ataques por haber mantenido una postura coherente y responsable con el plan acuícola, y eso pesó mucho en su estado de ánimo" cuando salió a hablar este jueves.

El PSdeG entierra el asunto, y el PP no acepta las excusas
Desde el PSdeG han preferido hacer oídos sordos a la polémica. Su portavoz parlamentario, Ismael Rego, dijo estar seguro de que el Plan de Acuicultura cuenta  con el apoyo del BNG "en globalidad", y que las palabras de Lobeira son "matices o excesos más o menos acertados.

El responsable del área de pesca en el Grupo Socialista, José Manuel Lage Tuñas, dijo simplemente que "lo que importa es que el proyecto se aprobó en el Consello de la Xunta y el resto son ganas de enredar".

Por su parte, el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo hizo burla de que Touriño y Quintana hagan las paces en una reunión por la tarde, cuando por la mañana un diputado nacionalista (Lobeira) "le atizaba" al PSdeG en el Parlamento. "Antes hablaban de paz un día y al siguiente venía el conflicto, per ahora ya lo hacen todo el mismo día".
No habrá boicot, sólo aplicación de la ley

Las direcciones xerais de Patrimonio y Turismo, y la Consellería de Medio Rural, las áreas de gobierno del BNG que pueden opinar sobre el Plan de Acuicultura, ya afirmaron el jueves que no boicotearán sistemáticamente el proyecto de la Xunta, como se podía deducir de las afirmaciones de Lobeira.

Quintana insistió este viernes en ese detalle. Dijo que las nuevas piscifactorías, y las ampliaciones de las que ya existen, tendrán que pasar por un proceso de aprobación individual, que se basa en comprobar que cumplen la legalidad, "no en posturas partidistas".

Pese a todo, introdujo una nota de ambigüedad, y aseguró que "todo el mundo sabe lo que pensó y piensa el BNG del proyecto, pero también sabe de nuestra posición gubernamental". Teniendo en cuenta que algunas piscifactorías afectan a zonas de Patrimonio o protegidas por la Red Natura, está por ver que ocurrirá en las aprobaciones.

Fuente: http://elprogreso.galiciae.com