(Diario de Yucatán).- Estudiantes del Instituto Tecnológico de Lerma empezaron en 1998 un proyecto para cultivar larvas de camarón en el plantel.

 

Para esto, adecuaron las instalaciones y compraron equipo especial. Por la falta de demanda de las crías y de apoyo oficial para hacer autofinanciable el proyecto, en 2003 dejaron de producir.

La importancia de esta labor es que se reproducen las especies nativas, en este caso al camarón rosado, en vez de especies del Pacífico, que además pueden traer enfermedades y afectar a la fauna marítima local.

Los encargados del área de acuacultura del Tec de Lerma indican que el apoyo hacia este sector productivo ha disminuido y ejemplifican que granjas como la de Boxol tuvieron que cerrar.

Sus instalaciones están destinadas al deterioro si no se apoya la construcción de granjas de camarón, las cuales serían surtidas con larvas. Los alumnos también se encargan de la producción de microalgas, con que alimentan larvas.

Microalgas Un grupo de alumnos intenta reactivar la producción de microalgas. “Hace falta una inversión fuerte para recuperar el equipo que se ha deteriorado por la falta de uso”, agrega Álvaro Escamilla González .

Fuente: http://www.yucatan.com.mx