BUCARAMANGA (Vanguardia).- Es un pez de origen africano, pero que en aguas tropicales nada como “Pedro por su casa”. Las hay amarillas y azules.

 

Ese clima cálido, como todo el trópico, es el hábitat perfecto que le permiten un mejor desarrollo, reproducción y crecimiento.

Vive bien en aguas dulces y hasta saladas, y no tiene inconvenientes si estas tienen poco oxigeno, virtud ideal para la explotación en estanques.

Tiene unas facultades innatas que la hacen una especie sin igual, pues crece rápido, puede vivir agrupada, come y asimila un sinnúmero de alimentos, es fuerte ante las enfermedades y como si fuera poco, su blanca carne es toda una “delikatessen” que se vende en forma de filetes a precios muy atractivos en el mercado externo.

Es la especie que más ha crecido en la acuicultura moderna y pocos países se han dado cuenta de sus bondades comerciales, excepto Ecuador, Honduras y Costa Rica; y algunas regiones de Colombia, que solo le aportan el 2% a la producción mundial, que este año bordeará las 2.8 millones de toneladas.

De acuerdo con Víctor Hugo Morales Núñez, gerente de Agronegocio y Proyectos Ltda, AG&P, en Santander se tienen las condiciones naturales para una verdadera explotación, siempre y cuando se recurra a la tecnología de punta, sin incurrir en grandes inversiones, sino a la aplicación de un verdadero paquete tecnológico.

Es más, ahora ya no se necesitan grandes extensiones en láminas de aguas, sino que se puede cultivar en estanques plásticos, con grandes densidades y oxigenación mecánica.

Es una alternativa de exportación, un producto que se puede colocar en el mercado internacional, principalmente en Estados Unidos, el mayor importador, siempre y cuando se cumplan todas las normas de trazabilidadad acuícola. Ellos exigen y pagan por un producto inocuo.

La producción

Para la producción de carne de tilapia, según Morales Núñez, se pueden tener explotaciones de economía campesina que soportan tres ejemplares por metro cúbico de agua, hasta la tecnificada que en esa misma cantidad de agua puede soportar 50 o el doble.

“Hay que buscar la rentabilidad de cada sistema dependiendo del manejo y es ahí cuando tienen cabida los estanques, jaulas flotantes, encierros o piscinas acondicionadas”, agregó. Tomando como referencia los trabajos de la Agenda Productiva de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Cadena de la Tilapia, se tienen en ese cultivo niveles de eficiencia que van de 1 a 10 y dependiendo del sistema se logra de 1 a 50.

Es decir que, en términos castizos, si se invierte un peso al terminar el ciclo de producción, que es anual, se pueden obtener $50.

“Y la tasa de retorno es del 20% al 60%, como se ha visto en experiencias muy tecnificadas”, sostuvo.

El filete

Para Morales Núñez, una de las fortalezas del pescado, paradójicamente, es su bajo consumo per cápita, pues solo se encuentra en 5.9 kilos año en Colombia, mientras en América Latina se llega en promedio a 9 kilos.

“Ese margen le da operatividad al pescado y en caso de la tilapia se podría pensar en pescado entero o filetes frescos o refrigerados”, agregó.

Por ejemplo, el costo de producir un kilo en China es de 0,70 dólares, en México un dólar y en Colombia, 1,2 dólares.

Lo anterior significa que si ese kilo se produce en el país en sistemas de microempresarios tiene un costo $3.922 y en estanques a $3.500.

Pero lo atractivo radica en que la libra (es decir medio kilo) se puede colocar en Estados Unidos en 6 dólares, tal y como lo están haciendo los productores de Huila, los más eficiente del país.

Los americanos demandan a manos juntas los filetes frescos.

Y en su orden le sigue el filete congelado (2,9 dólares la libra) y  la tilapia entera (1.7 dólares la libra).

Es un mercado cercano donde Santander tendría protagonismo por ubicación geográfica; pero a su vez, muy exigente en calidad, homogenidad y trazabilidad.

Cómo estamos

De acuerdo a lo consignado en la Agenda Productiva de Investigación y Desarrollo Tecnológico de la Cadena de la Tilapia (Minagricultura, Ocyt y Colciencias), ese pez fue introducido el país  en los años 70, pero tardó 10 en convertirse en una actividad comercial.

Pero a los cinco años siguientes creció hasta convertirse en el 65% de la producción piscícola nacional.

A pesar del crecimiento de esta especie, su consumo es muy bajo en el país, pues no llega a los 1,8 kilosper cápita año, siendo Bogotá el mayor consumidor.

Las medias

De acuerdo con información del Ministerio de Agricultura, la duración de un ciclo de cultivo de tilapia en Colombia es de 7 meses en estanques y 6 meses en jaulas flotantes.

Las explotaciones en jaulas del Tolima, son las más eficiente (4 meses), lo que permite 3 cosechas al año, ya que trabajan pesos entre 250y 350 gramos.

Las jaulas flotantes las trabajan con  200 a 350 peces por metro cúbico.

La conversión promedio de alimento balanceado a carne de tilapia es de 1,8 kilos.

Datos

•  De la tilapia se conocen 60 especies diferentes, de las cuales 10 son utilizadas para consumo humano.
•  Estados Unidos importa el 94,8% de las ventas mundiales.
•  En EU la tilapia se ha posicionado como uno de los 10 pescados con mayor consumo per cápita.
•  Los precios del filete fresco representan el doble del filete congelado.
•  La fortaleza de China radica en dos factores: El incremento del 300% de la producción en 3 años; y el crecimiento en su industria. Son muy eficientes, al punto que el filete congelado chino es más económico que el filete refrigerado que se produce en el país.
•  Detrás de Ecuador, se destaca la producción de Brasil, a la hora de venderle al mercado americano.
•  La competitividad de Ecuador radica en que ha sido fuerte en el cultivo de camarón. Trabajan la tilapia en cultivos integrales, técnica que se conoce como policultivo.

Fuente: http://www.vanguardia.com