VIÑA DEL MAR.- Los primeros resultados del proyecto “Desarrollo de Tecnologías para la Producción de Juveniles de Congrio Colorado” que se lleva a cabo en el Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello, se dieron a conocer durante la visita de los representantes de las empresas involucradas.

 

Durante la visita de la Junta Directiva del Proyecto “Desarrollo de Tecnologías para la Producción de Juveniles de Congrio Colorado” al Centro de Investigación Marina Quintay de la Universidad Andrés Bello, los representantes de las empresas involucradas pudieron recorrer las instalaciones y analizar en conjunto los notables avances logrados a la fecha y los próximos desafíos por venir.
 
El Director General del Proyecto, Diego Ramírez, destacó el nivel de compromiso de las instituciones asociadas, así como los logros de los investigadores en el acondicionamiento y fortalecimiento de reproductores, y de igual forma los avances en la producción masiva de ovas y alevines, de una de las especies marinas endémicas con mayor potencial económico para Chile.
 
Los principales representantes de Fondef, U. Católica de Temuco, Hydrovida, Southtide, Terminal Pesquero Metropolitano y Piscis Seafood recorrieron las instalaciones de acondicionamiento de reproductores, laboratorio de biotecnología marina y hatchery de peces, pudiendo corroborar las favorables condiciones de incubación de ovas, cultivo de larvas y mantención de reproductores.
 
Así se ha cumplido con el programa de fortalecimiento del plantel de reproductores y se han observado importantes avances en la producción masiva de ovas y larvas. A la fecha, el proyecto ha logrado con éxito, la estructuración de unidades para la mantención y acondicionamiento de un centenar de ejemplares que han sido capturados de su medio ambiente natural.
 
El equipo a cargo de la investigación resalta que los avances han respondido a la domesticación de los peces, gracias al acondicionamiento e implementación de procesos que permiten minimizar los niveles de estrés. Pese al sometimiento de una intensa etapa de captura, selección, cuarentena, marcaje y clasificación por sexo, los ejemplares no han interrumpido sus hábitos reproductivos; incluso los nuevos individuos que se han ido incorporando luego de un breve periodo, comienzan a desovar mostrando signos positivos de adaptación. “Esto ha evidenciado una favorable respuesta de los reproductores ante la entrega de alimento y relativa facilidad en su manipulación”, indica el Director del proyecto.
 
En esta etapa de la investigación se ha realizado un constante control y registro de parámetros físico-químicos en los estanques, los que se han mantenido dentro de los rangos óptimos para la especie.
 
El proyecto Fondef “Desarrollo de Tecnologías para la Producción de Juveniles de Congrio Colorado” que realiza el Centro de Investigación Marina Quintay de la U. Andrés Bello es un primer paso en el desarrollo de una tecnología de cultivo integral para esta especie, la cual ha sufrido una fuerte declinación en los volúmenes de desembarque, traduciéndose en un nivel crítico de desabastecimiento y aumento creciente en la demanda insatisfecha a nivel local. De ésta manera, en un mediano plazo, se espera el regreso de este recurso a las mesas de los chilenos, considerando que es una especie muy apreciada por el mercado, dadas las características de alta calidad de su carne.

Fuente: Universidad Andrés Bello Viña del Mar