La acuicultura marina se concentra en un ambiente amigable y métodos sostenibles para cultivar biomasa marina para el consumo humano. Con fondos de la USDA's Cooperative State Research, Education and Extension Service (CSREES), un equipo en Maine ha medido el impacto ambiental de las balsas de mejillón, un método usado para el cultivo de este molusco en la costa de New England.

 

Carter Newell y John Richardson usaron una combinación de datos de campo y un modelo numérico avanzado para determinar como una variedad de bivalvos, incluido almejas manila, geoducks y ostra del Pacifico, consumen las partículas que alcanzan el fondo del océano. Los investigadores condujeron estos estudios en Puget Sound, Wash e Irlanda.

Para el modelo de computadora, los investigadores desarrollaron un interface de acuerdo a las necesidades del usuario que incluyo las siguientes variables: batimetría, elevaciones de la marea y velocidad, velocidad del viento y dirección, número de balsas, dimensiones de las balsas, espacio entre cuerdas, diámetro de las cuerdas, tamaño de las mallas y profundidad de la red del depredador, materia particulada y temperatura del agua. Los resultados del modelo permiten producir los modelos de flujo a través de las balsas, la disminución de las partículas causada por las balsas de moluscos, biomasa de moluscos y requerimientos de atado.

Los investigadores también examinaron la velocidad y dirección del agua, y modelaron como el fouling y el agua de mar afecta estos valores, que pueden afectar la supervivencia y crecimiento de los moluscos.

Los científicos midieron la concentración de la clorofila, para estimar la variabilidad del alimento durante los ciclos de las mareas. Los datos fueron comparados con la filtración del agua a través de las balsas de moluscos, en base a la biomasa de los mismos. Los resultados del modelo usando esta información produjeron un análisis de riesgo relacionado a las condiciones de cada sitio y a la exposición a la acción de la ola.

Las recientes mejoras en los modelos incluyeron un sistema de información geográfico, representación a través de la computadora de las estructuras acuícolas y mejoras del software para el crecimiento de los moluscos y los modelos de disminución de la materia particulada.

Desde los años 90, la producción de mejillón usando técnicas de balsas se ha incrementado en Maine y Washington, con mas de 2 millones de libras producidas. La producción de mejillón tiene un impacto económico de mas de %5 millones.

El modelo desarrollado durante este estudio puede ser usado fácilmente por los productores para tomar decisiones sobre las modificaciones de las balsas. El modelo resultante provee a los productores un nuevo grupo de herramientas para elegir sitios productivos y planificar estrategias de gestión que tengan en cuenta la sustentabilidad ambiental.

Para mayor información visite: www.csrees.usda.gov .