(Estrategia On-Line).- La industria salmonera le declaró oficialmente la guerra al virus Isa. Los estragos que ha causado la enfermedad en la industria así lo ameritan. Sumado a otros factores, como las alzas de costos, el virus ha impactado en los resultados de las empresas y ha provocado el adelanto de las cosechas.

 

La guerra contra el virus Isa fue declarada de manera oficial en la cena anual de la industria, donde César Barros, presidente de SalmonChile, en un encendido discurso, afirmó que este año el sector enfrenta problemas económicos, alzas en los precios de los insumos, fluctuaciones en el valor del dólar, el mundo ad portas de una recesión y que a eso hay que agregar el Isa, “enfermedad que nos está golpeando y fuerte. Nos han acusado de esconder la realidad y de no enfrentarla… pero lo cierto es que hay poca información y conocimiento  de sus causas”.

Las armas para dar la batalla contra la enfermedad que se instaló en el país hace poco más de un año, se han centrado en acuerdos internos tales como ingreso de smolts a centros engorda en periodos máximos de 4 meses,  descanso mínimo de 30 días en centros de cultivo y no movimiento  de peces en centros marinos.

Las Bajas de la Industria

Las cifras del primer semestre hablan por sí solas, pues las exportaciones de salmón y trucha cayeron un 3% en valor, llegando a US$1.194 millones, mientras que en volumen se observó una alza de 14% al totalizar 245.323 toneladas. Esto último se habría visto impulsado por el adelanto de las cosechas al que debieron recurrir las empresas afectadas por el Isa.

Además, en la primera mitad del año, las cuatro principales salmoneras chilenas, Multiexport, AquaChile, Pesquera Yadrán e Invermar, acumularon pérdidas conjuntas por US$30,4  millones en la primera mitad del año, lo que  significa un fuerte vuelco respecto a igual periodo de 2007,  cuando anotaron ganancias por US$52 millones. Y es que todas las firmas, en mayor o menor grado, han debido invertir fuertes sumas en adoptar diversas medidas para mejorar las condiciones sanitarias.

Y aunque el alza de 14% en el volumen de exportaciones podría verse como un respiro para la industria, lo cierto es que se sacrificó el crecimiento potencial. Según el presidente de AquaChile, Víctor Hugo Puchi, “al adelantar cosechas imprevistas uno está adelantando volumen cosechado. Eso significa que estamos sacrificando exportaciones futuras al cosechar un pez a los dos kilos, que se proyectaba a cuatro kilos. Esto es el reflejo de que veníamos creciendo mucho y de que estamos consumiendo la exportación futura”.

En esa línea, el titular de Multifoods, José Ramón Gutiérrez, comentó que el adelanto de la producción podría repercutir a fin de año o el próximo y afirmó que “una vez que baje esta gran sobreoferta de pescado pequeño en el mercado los precios van a subir drásticamente”.

Sin duda, la empresa más sacudida por el virus Isa es la noruega Marine Harvest, que ha presentado contaminación en varios de sus centros de cultivo, ha tenido que cerrar plantas de proceso y reestructurar completamente la producción. Según Alvaro Jiménez, director ejecutivo de la firma en Chile, en 2006 existía un plan estratégico, “que indicaba que en 2009 la empresa iba a estar produciendo 150 mil toneladas de peces, pero no vamos a estar produciendo ni 70 mil toneladas”. Por eso, el ejecutivo sostuvo que  “se ha minimizado mucho el impacto del virus Isa. Solamente en crecimiento, para nosotros la diferencial es de más 80 mil toneladas y eso son más de US$300 millones, independiente de las pérdidas”. A eso se sumarían los costos de ajuste de Marine Harvest, que superaron los US$30 millones este año.

El Contraataque de las Salmoneras

Un panorama muy distinto enfrenta la Pesquera Itata, que se enlistó en el negocio salmonero con la expectativa de que este aporte la mitad de sus ingresos en los próximos tres años. La empresa que controla la familia Sarquis, no ha debido lidiar con ningún episodio de virus Isa, “pero estamos trabajando para que no nos llegue. En general hemos cumplido todas las medidas sanitarias, lo que evidentemente tiene un costo”, explicó Rodrigo Sarquis, vicepresidente de la compañía.

Según el último informe del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) 21 centros de cultivo presentaron brote de la enfermedad, mientras que otros 18 permanecen bajo sospecha. Ante la urgencia por combatir el problema, el organismo ha recibido más recursos y ha incrementado fuertemente la fiscalización en materia sanitaria.

Asimismo, la mesa del salmón que encabeza el ministro de Economía, Hugo Lavados, y cuyo secretario ejecutivo es Felipe Sandoval, ha hecho lo suyo para dar la batalla. En ese contexto, Puchi valoró la labor del grupo bajo la dirección Sandoval, “que es un profesional de mucha capacidad y de mucha experiencia en nuestro rubro, que permitió trabajar con rapidez”.

Tras poco más de tres meses de trabajo conjunto con la industria, la mesa del salmón propuso la creación de “barrios” que se conformarán cuando existan al menos tres concesiones contiguas, donde sus titulares se pongan de acuerdo voluntariamente.
Precisamente de eso se trata, de trabajar unidos, pues Puchi recalcó que “ninguna empresa individualmente puede solucionar los temas sanitarios, requiere que nos reordenemos, que tengamos prácticas comunes y disciplinas comunes, y ese esfuerzo lo estamos haciendo”.

Y aunque el impacto en el volumen de producción no es menor, pues Lavados estima que alcanza al 5% de la producción, y pese a que es posible que “el próximo año el impacto sea mayor porque ha habido un procesamiento antes de lo habitual”, según el ministro, los salmoneros no están dispuestos a bajar las armas. Porque la industria que cultiva 290 millones de ejemplares de peces está dispuesta a todo para conservar su liderazgo en el sector alimenticio.

Fuente: http://www.estrategia.cl