La pesca actualmente ya no es lo que era, según Yechiam Shapira, presidente del grupo israelí Subflex. Existen pocos peces cerca de las costas, y más barcos van a pescar a alta mar, volviendo mas  difícil la captura de peces.

 

Las piscigranjas ubicadas en bahías y ensenadas generan contaminación y otros problemas ambientales, además el pescado que producen no tiene un buen sabor.

Las respuestas a ambos problemas, de acuerdo con Shapira es el sistema de crianza de peces desarrollado por su empresa. “Nuestro sistema es modular y flexible, y soluciona muchos de los problemas técnicos de la piscicultura oceánica. Y los producidos en las granjas que usan el sistema Subflex tienen un buen sabor.”

La acuicultura es una solución al problema de la sobrepesca. Cerca del 40% del pescado disponible comercialmente son de crianza, pero varios de los métodos mas populares de crianza (especialmente las jaulas) vienen recibiendo las criticas de los ambientalistas, y en algunas áreas han sido prohibidas.

“Es fácil ubicar las granjas en una bahía o puerto, donde los vientos usualmente son calmos y las olas están controladas por rompeolas y la tierra que los rodea. Pero debido a que el mar es tranquilo, los desechos producidos por los peces tienden a permanecer, contaminando el agua,” dijo Shapira.

Según Shapira, los peces en están grandes tienden a enfermarse, llegando a morir al menos un tercio por las enfermedades, y la gran concentración de peces y desechos algunas veces conduce a brotes severos de parásitos entre los peces.

“En Eliat, el gobierno finalmente decidió remover las piscigranjas debido al daño que generaban en los arrecifes de coral,” agregó Shapira, citando los argumentos realizados por los ambientalistas. “Esto no solo pasa aquí, sino en todo el mundo.”


El sistema Subflex es básicamente una serie flexible de grandes jaulas fijadas a un solo punto (en el fondo del mar o una embarcación acompañante), que esta diseñado para moverse con las olas.

Fuente: Israel 21C