Los científicos de Weymouth han obtenido casi £400,000 para investigar el desarrollo sexual en humanos usando peces.

 

La Dra. Ioanna Katsiadaki del Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science (CEFAS) en Weymouth quiere encontrar la forma de reducir el número de peces usados en los experimentos.

Un portavoz del centro dijo que los experimentos intentan evaluar los efectos de los químicos artificiales en el ambiente sobre el desarrollo sexual en humanos, y los peces juegan un rol importante en la investigación.

El objetivo de la investigación es determinar si estos químicos, que imitan las funciones de hormonas como los estrógenos y son conocidos como interruptores endocrinos, afectan las funciones hormonales en el cuerpo.

De acuerdo con el portavoz de CEFAS, el sistema endocrino de los peces es bastante similar a la de los humanos. Por esta razón, se usaran peces como sustitutos para ensayar el efecto de los interruptores endocrinos en el sistema endocrino humano.
“La exposición a estos interruptores en el ambiente esta incrementando la preocupación de que el desarrollo sexual en los humanos pueda verse afectado.

“Por ejemplo, varios estudios han tratado de relacionar la exposición a interruptores endocrinos con una disminución en la cantidad de esperma y el incremento de la incidencia de algunos tipos de cáncer.”

La Dra. Katsiadaki ha recibido la subvención del National Centre for the Replacement, Refinement and Reduction of Animals in Research (NC3Rs). La NC3Rs es una organización financiera independiente establecida por el gobierno con el objetivo de reducir el número de animales usados en la investigación científica.

La subvención permitirá a la Dra. Katsiadaki usar la variedad de pez  “sticklebacks” en pruebas de toxicidad, con el objetivo de reducir el numero total de peces usados (comúnmente entre 500 y 160 por químico).

La Dra. Katsidaki justifico el uso del pez “sticklebacks” debido a que mediante pruebas genéticas se puede determinar el sexo de cada pez, antes que se tenga que inferir de la apariencia.

Katsidaki indicó que a través de la prueba se superara los problemas generados por la presencia de interruptores endocrinos y alterar el género aparente del pez.

Fuente: This is Dorset