El proyecto pretende conocer la dinámica del fiordo de Reloncaví -ubicado en la X Región- y precisar el límite de su capacidad de carga, para que su explotación no represente un peligro para el medio ambiente.

 

Investigadores del Departamento de Geofísica de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Concepción, se encuentran desarrollando un importante estudio en el Fiordo Reloncaví ubicado en la X Región de Los Lagos. Este trabajo es parte de un proyecto denominado “Estudio de la capacidad de carga del Fiordo Reloncaví” - cuyo principal objetivo es conocer cómo las principales fuerzas que actúan sobre el fiordo afectan el movimiento de las aguas y la mezcla en su interior. Conocer la capacidad de carga, significa saber hasta qué punto se puede explotar la zona sin causar daños importantes y/o permanentes al medio ambiente, permitiendo así un desarrollo sustentable.   

El proyecto -financiado por el Programa de Financiamiento Basal para Centros de Investigación Avanzada de CONICYT y el Fondo de Investigación Pesquera (FIP)- no sólo resulta relevante para el desarrollo sustentable del medio ambiente, sino que permitirá mejoras en la salmonicultura nacional, ya que entregará información relevante para decidir, por ejemplo, el número óptimo de jaulas que se pueden poner en un lugar determinado y los cambios ambientales naturales a los que estarán sometidos los cultivos.  

Los desechos orgánicos que se producen debido a la abundante productividad salmonera y de otros recursos marinos, generan un proceso de degradación en el cual se consume parte del oxígeno disuelto en el agua del fiordo y, si este consumo es excesivo, la calidad de sus aguas deja de ser adecuada para el crecimiento normal de cualquier recurso, además de degradar la flora y fauna que allí habita. Así también, un mal manejo del estuario y su uso excesivo, pueden generar serios problemas relacionados a la calidad de las aguas. “Para enfrentar los diversos problemas ambientales que se derivan del uso de las regiones costeras, como aquellos relacionados con la acuicultura, se requieren programas de investigación integrales y prolongados en el tiempo. No podemos enfrentar el problema, basados en el impacto puramente local que tiene un centro de cultivo particular, sin preocuparnos del impacto que tiene el centro que está ubicado a pocos kilómetros de distancia”, señala Oscar Pizarro, líder de la investigación y docente del Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción.

La investigación estudiará la circulación, la mezcla y la taza de renovación de las aguas en relación a elementos como el viento, las mareas, los flujos de calor y aportes de agua dulce, y los cambios que ocurren al exterior del fiordo. Todo esto, a través de tecnología de punta que incluye mediciones cada quince minutos y por varios meses, tomadas por instrumentos anclados en el fondo del fiordo que permiten la obtención de perfiles de corrientes de temperatura y de oxigeno disuelto.  Por otro lado, se realizan mediciones mediante radares marinos de alta frecuencia que sirven para medir las corrientes subsuperficiales en el fiordo.

Fuente: Universidad de Concepción