Los productores de abalón han rechazado el llamado para recircular los efluentes o tratarlos antes de su vertido en el mar, debido a que les generará problemas financieros.

 

Los productores informaron que este es el estado en donde las plantas de procesamiento tienen los mayores riesgos de bioseguridad para la industria.

El día miércoles, el presidente de Tasmanian Abalones Council, Dean Lisson, solicito al Gobierno Estatal para fortalecer los métodos de recirculación o tratamientos en las granjas de abalón y las plantas de procesamiento.

La propuesta se dio como respuesta a la confirmación de la enfermedad viral del abalón ganglioneuritis, que ha sido hallado en las poblaciones silvestres de abalón de Tasmania.

El dueño y administrador de Abalone Aqua Farm, Rod Crowther, dijo que debido a la carga financiera esto no es viable.

“Cerraremos si esto se da, apenas es rentable y no creo que esta sea una medida efectiva,” manifestó Crowther.

Sin embargo, Tassie Lobster dueño de Steve Crocker, que procesa abalón, cree que la industria debería adoptar una estrategia para implementar el uso del tratamiento o recirculación del efluente.

Por su parte el Department of Primary Industries and Water informó que la implementación de la recirculación o tratamiento de los efluentes es uno entre los varios puntos que se vienen discutiendo.

Fuente: News