(La Nueva España). La repoblación que se llevará a cabo entre los próximos meses de junio y septiembre no sólo es «histórica en Asturias» por la cantidad de alevines que se soltarán. Según apuntó ayer el presidente de la sociedad de pescadores Las mestas del Narcea, será, además, una repoblación pionera en el norte de España. Y es que, por primera vez, se utilizará un banco genético para comprobar la eficacia real de este tipo de actuaciones.

 

De los casi dos millones de alevines que se soltarán durante este año, se ha recogido una muestra genética de los peces reproductores. Una vez que los salmones regresen a los ríos tras finalizar su proceso de crecimiento, se volverá a realizar un chequeo genético a los peces del río para verificar si éstos proceden de la repoblación o bien de la reproducción natural, comprobando si sus genes coinciden con los de los alevines soltados. Una actuación que servirá, como señalaron los pescadores, para despejar muchas dudas en torno a la eficacia de las repoblaciones y que, en el caso del salmón, tendrá su respuesta una vez los peces regresen al río dentro de, aproximadamente, cuatro años.

Se trata, según Celestino Pérez, de un sistema pionero de medición de la eficacia, ya que hasta ahora el control de los peces provenientes de las repoblaciones se hacía visualmente. En este proyecto se han invertido 18.000 euros y en el mismo han participado, de manera mancomunada, el Grupo de Desarrollo Rural (GDR) Bajo Nalón, la Universidad de Oviedo, a través del departamento de Genética, y la propia sociedad de pescadores Las Mestas del Narcea.

Fuente: http://www.lne.es