Por: Ana Esther Zulueta
NUEVA GERONA (AIN).- La industria pesquera de la Isla de la Juventud, devastada por el huracán Gustav, reiniciará sus faenas a finales de este mes, afirmó a la AIN Antonio Rivera Orta, director adjunto de Pescaisla.

 

Brigadas de la empresa Refritel de las provincias de Holguín y La Habana laboran en la recuperación de la planta industrial, que perdió toda la cubierta y el 60 por ciento de los paneles divisorios de los salones para los diferentes procesos de la langosta.

También trabajan en la recuperación del sistema de refrigeración, debido a que el evento hidrometeorológico impactó las naves de contenedores refrigerados, túnel de congelación y salas de máquina y caldera.

De igual modo, se labora en la reparación de tres de las 38 embarcaciones para salir cuanto antes a la mar, apuntó el directivo, ya que una se encuentra en los astilleros de La Habana y dos en Cienfuegos.

Significó que antes del meteoro, se resguardaron estos medios en su refugio habitual y 21 salieron de su cauce. Gracias al esfuerzo de los trabajadores, se logró echar al río 10, mientras el resto espera por equipos de izaje para evitar roturas.

Rivera Orta precisó que en la empresa se prioriza la atención a los obreros, cuyas viviendas fueron afectadas, al tiempo que los más de 900 trabajadores de ese colectivo recuperan recursos aprovechables, recogen escombros y se empeñan en revitalizar Pescaisla en esta primera etapa.

Antes del paso del "Gustav", la empresa -una de las más eficientes del sector en Cuba- cumplía todos los planes, excepto el de especies de escamas.

La acuicultura perdió 104 jaulas de tilapia, desaparecieron los cuatro centros de acopio de langosta y las artes de pesca resguardadas en los cayos.

Se estima que las pérdidas fueron millonarias, pero los pescadores de Municipio Especial volverán a la mar antes de finalizar el mes. Los resultados de sus capturas se procesarán en Batabanó, La Habana o en La Coloma, Pinar del Río, explicó el directivo.

Fuente: http://www.ain.cu