Los Estándares de Mejores Prácticas Acuícolas y guías para las granjas de tilapia acaban de ser culminados y entregados al Aquaculture Certification Council (ACC)    para su implementación, de esta forma las granjas de tilapia de todo el mundo serán capaces de alcanzar una certificación de BAP.

 

Los estándares de la tilapia son el resultado de un proceso de investigación de dos años, dirigido por la comité técnico del BAP jefaturada por la especialista ecuatoriana en tilapia Lorena Schwarz, quien también participo en los Dialogos de Tilapia de la World Wildlife Fund (WWF). Adicionalmente, el proceso se beneficio de una revisión publica mediante el cual se recibieron comentarios de conservacionistas y de los profesionales en acuicultura.

Los estándares también se retroalimentaron en base a las pruebas de campo realizadas en Tailandia y China. El resultado final es un grupo de estándares y guías que son aplicables a un amplio grupo de sistemas de cultivo.

Diferentes sistemas, diferentes requerimientos

Muchos de los puntos dentro de los estándares son similares a los estándares BAP para otras especies. Las granjas deben complementarlas con regulaciones referentes al uso de especies no nativas, por ejemplo. Se requiere el monitoreo regular de la calidad del agua y de los efluentes. Si se emplean, los tratamientos con medicamentos deben estar aprobados y aplicados a tratar solo las enfermedades diagnosticas.

Uno de los principales desafío que enfrento el comité de granjas de tilapia fue como reducir el potencial que tienen las jaulas de tilapia para causar eutrofización en los lagos y reservorios con varios niveles de circulación. Finalmente el comité desarrollo estándares innovadores para la alimentación diaria basada en el tiempo de retención hidráulica de cada lago o reservorio. Como muchos estándares BAP, el enfoque no tiene precedentes, pero probablemente sea ampliamente adoptado como un nuevo estándar.

Los estándares también permiten a los productores el uso de tratamientos hormonales para obtener alevinos todos machos. Cuando se emplean, los registros de aplicación de hormonas (no permitidos durante el engorde) deben ser mantenidos.

Claro y consistentes

Daniel Lee, Coordinador de Estándares BAP, indicó que los nuevos estándares son una buena noticia para la industria de la tilapia debido a que ellos gestionaran sus granjas en una manera transparente y eficiente, que puede ser fácilmente conocido por los participantes del programa y otros involucrados.

Fuente: Global Aquaculture Alliance