PUNO (Andina).- En 33 por ciento se incrementó la producción de trucha en el lago Titicaca, en Puno, en el periodo 2006–2007, debido a la creciente demanda de este recurso en el mercado nacional y extranjero, informó hoy la Dirección Regional de la Producción.

 

Hipólito Mollocondo Hualpa, director de Acuicultura e Investigación de la entidad, informó que en el año 2006 hubo una producción de tres mil toneladas métricas de trucha en el Titicaca, mientras que en 2007 aumentó a 4 mil toneladas, “haciendo un incremento del 33 por ciento”.

“Es un incremento considerable, por lo que esperamos que al finalizar este año la producción de trucha en el Titicaca supere el porcentaje señalado. Las estadísticas indican que año a año se incrementa la producción de esta especie”, sostuvo a la agencia Andina.

El funcionario atribuyó este crecimiento a la gran demanda que tiene la especie de agua dulce en el mercado nacional y extranjero.

“Las empresas que están asentadas acá, como Piscifactoría Los Andes, acopian los productos y luego lo exportan a países como Estados Unidos y de Europa”, dijo al señalar que hay otras empresas que buscan operar en el mercado puneño, pero aún no han podido obtener el permiso ni la certificación.

Refirió que los mercados extranjeros prefieren la trucha fresca y congelada, tras anotar que el rico sabor y la pigmentación son los valores agregados por los que destaca la trucha puneña.

Mollocondo Hualpa sostuvo que en Puno hay unas 800 empresas dedicadas a la producción de trucha, las cuales comercializan este recurso no sólo a grandes empresas sino también a los mercados nacionales como Cusco, Tacna, Lima y Desaguadero (Puno).
Otro de los motivos por el cual existe una considerable producción de trucha en el Titicaca, agregó, es la agresiva promoción del desarrollo de la truchicultura, “en mérito de que el gobierno regional de Puno ha trazado como meta al 2021 ser el departamento líder a nivel mundial de la crianza de truchas”.

“La administración regional ha evaluado las potencialidades que tiene en cuanto a recursos hídricos y se ha identificado las notables bondades que tiene Puno para esta actividad, por lo que vale la pena impulsarla y desarrollarla”, manifestó.

En ese sentido, indicó, a través de la Dirección Regional de la Producción, en coordinación con otras instituciones, se diseñan estrategias de promoción de la truchicultura dirigidas a lugareños de la ribera del Titicaca y a los pescadores artesanales involucrados en esta actividad.

Mencionó que el apogeo de la crianza de trucha se refleja, por ejemplo, en la experiencia de los pobladores de la zona de Lagunillas, quienes antes eran ganaderos y alpaqueros, pero al evaluar la rentabilidad de la truchicultura decidieron apostar por esta actividad.

“Una de las ventajas que ofrece la crianza de trucha es que no está sujeta a los cambios bruscos de la naturaleza, lo que sí sucede con la ganadería y la agricultura”, anotó.

Agregó que una persona natural en Puno llega a producir ocho toneladas mensuales de truchas, y de manera asociada puede sobrepasar entre las 20 y 30 toneladas.

“El año pasado importamos 23 millones de ovas (embriones para obtener la semilla de trucha), mientras que este año al mes de setiembre ya estamos en los 20 millones de ovas, por lo que todo apunta a que la producción de esta especie sea auspiciosa”, dijo.

Propiedades de la trucha

La trucha es un pescado semigraso, debido a que aporta 3 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne. Contiene proteínas de alto valor biológico, así como vitaminas y minerales.

Se considera un alimento muy nutritivo y si se cocina de manera sencilla puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas y bajas en grasas. Su carne supone un aporte interesante de potasio y fósforo, y moderado de sodio, magnesio, hierro y zinc.