Por: Jacobo Rey
(Galiciae).- Pescanova inauguró la planta de procesado de langostino más avanzada del mundo, situada en la localidad de Chinandaga, al norte de Nicaragua, con una capacidad de producción que puede alcanzar las 30.000 toneladas anuales.

 

La compañía viguesa ha tardado menos de once meses en poner en marcha la planta, según indicó el presidente del Grupo Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, que estuvo acompañado por el presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, y por tres ministros de su gabinete.

El máximo responsable de la empresa gallega tiró de cifras para demostrar la relevancia de esta planta. Fernández de Sousa recordó que la factoría lleva aparejada la creación de 2.000 puestos de trabajo directos.

Pero el presidente de Pescanova aprovechó para resaltar la importancia estratégica del langostino en el mercado mundial acuicultura, un segmento que crece anualmente a un ritmo del 45%.

Tras calificar a esta especie como “el pollo del mar”, Fernández de Sousa señaló que Pescanova amplía proyectos en Nicaragua por ser “el lugar más propicio para alcanzar el éxito”, tanto por sus condiciones climáticas como por su situación estratégica. “Antaño el langostino era un producto de lujo, pero cada vez es más asequible”, aseguró.

Proceso completo
Y es que la principal novedad de estas instalaciones radica en que consigue completar en una misma zona toda el proceso de producción de este crustáceo, algo desconocido hasta la fecha. La factoría inaugurada –con cerca de 20.000 metros cuadrados de superficie- cuenta con tres líneas de procesado, que servirán para convertir el langostino fresco en producto envasado listo para comercializar o bien en congelado.

Pero no sólo lo procesará, sino que también creará previamente los alevines en un laboratorio y lo cultivará en granjas.

Así, Pescanova ha puesto en marcha en la zona un laboratorio de larvas, capaz de crear 500 millones de unidades al mes y que garantiza “el suministro necesario” para los próximos años.

La alta temperatura de esta zona favorece la producción de esta especie, al tiempo que evita la aparición de enfermedades. “En Europa ni se hace, ni se puede hacer”, resume Fernández de Sousa.

Apuesta por langostino y rodaballo
La apuesta concreta por el langostino responde a la estrategia que defiende Pescanova sobre esta especie. “Se consume prácticamente en todo el mundo”, indicó en la inauguración Manuel Fernández de Sousa, quien recordó que el “reto” de las grandes multinacionales de la acuicultura pasa por realizar “una selección de especies que vayan a ser las más competitivas en un futuro”.

Sobre esto, la compañía viguesa ya ha realizado con claridad su apuesta de futuro: el langostino y el rodaballo. En el primer caso, su expansión por Latinoamérica consolida a Pescanova como líder mundial en su producción.

En el caso del rodaballo, su liderazgo lo afianzará con la puesta en marcha de la piscifactoría de Mira (Portugal) -la más grande del mundo, con 7.000 toneladas- y con otros proyectos, como la ampliación de la planta de Xove (Lugo), que producirá 3.000 toneladas.

Con todo, la producción acuícola de Pescanova se complementará en 2009 con cerca de 35.000 toneladas de salmón, y con 10.000 toneladas de tilapia. En conjunto, más de 80.000 toneladas de productos procedentes de granjas, frente a las 120.000 procedentes de pesca extractiva.

Fuente: http://www.galiciae.com