La Paz (El Sudcaliforniano). La Secretaría de Pesca del Gobierno del Estado vigilará el mercado de productos del mar en La Paz, a efecto de conocer el impacto real de la marea roja sobre las ventas al público y la economía de los pescadores ribereños; Antonio Avilés Rocha, titular de la dependencia dijo que se pretende evitar la crisis que el año pasado dejó sin trabajo a cerca de 200 familias de la bahía.

 

La veda sanitaria decretada por la Secretaría de Salud, luego de descubrir la presencia de grandes concentraciones de toxinas de dinoflagelados, conocida como marea roja, prohíbe la extracción y venta de mariscos de concha, pues si están contaminados son de alto riesgo para la salud; el año pasado esta misma situación causó tal temor en la población que se abstuvo de comprar pescado, camarón, calamar y todo tipo de productos del mar que sí se pueden consumir sin riesgo alguno, lo que llevó casi a la quiebra a muchas pescaderías y dejó sin mercado a los pescadores ribereños.

Sobre la posibilidad de que se repita este fenómeno, el secretario de pesca del gobierno del estado, Antonio Avilés Rocha dijo siguiendo las instrucciones de la Secretaría de Salud, se coordinarán las acciones para evitar los efectos negativos de la marea roja al máximo; en lo que respecta a la dependencia que encabeza, observará el comportamiento del mercado y dialogará con los grupos de pescadores.

Ayer, a temprana hora, a las puertas de la SEPESCA se presentó el primero grupo de pescadores preocupados por esta situación, al respecto el secretario dijo que "Son los primeros preocupados, nosotros vamos a estar pendientes de su situación, hay que recordarle a la gente que sólo está en veda esta zona de La Paz (de Las Pacas a El Tecolote), pueden consumir cualquier marisco proveniente de otra zona, y pueden consumir sin ningún miedo pescado de la bahía, máxime en esta temporada de cuaresma, la gente no tiene porque abstenerse" .

El año pasado, la falta de consumo puso en riesgo muchas economías familiares que viven del mar, sobre todo de colonias populares de la capital, como El Manglito y El Esterito, el problema orilló al gobierno del estado a entregar un apoyo de mil 500 pesos por cada pescador afectado.

Antonio Avilés dijo que no se puede adelantar vísperas, y que la posibilidad de un apoyo no será tomada en cuenta, salvo en caso de una emergencia mayor, pues no debe permitirse que el mercado caiga, lo importante reiteró es mantener el consumo de los productos permitidos.

Fuente: http://www.oem.com.mx