Por: Gisella Canales Ewest
(La Prensa).- El grupo Pescanova, de capital español y con presencia en 21 países distribuidos en cuatro continentes, inauguró su nueva planta de procesamiento de camarón de cultivo, en Chinandega, con la que apuesta lograr exportaciones por 100 millones de dólares al año a diversos países.

 

Esta planta, de 20 mil metros cuadrados de construcción y con capacidad para procesar diariamente 150 toneladas de camarón, es la más grande en su tipo en Latinoamérica, según expresaron los inversionistas y representantes del Gobierno, quienes el martes inauguraron las instalaciones.

En la ceremonia participó el Presidente de la República, Daniel Ortega; el presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca), Steadman Fagoth; el presidente del grupo Pescanova, Manuel Fernández de Sousa; el embajador de España en Nicaragua, Antonio Pérez-Hernández, entre otras personalidades.

La nueva camaronera, que cuenta con tecnología, tiene capacidad de almacenar hasta dos mil toneladas de camarón congelado.
De cumplirse las proyecciones, las exportaciones anuales de la planta procesadora de camarones significarían poco más de la mitad de las divisas que, durante el 2007, aportó el café, el mayor rubro exportador de Nicaragua.

Igualmente, representarían casi el triple de las exportaciones de camarón de cultivo, las cuales sumaron 37.3 millones de dólares el año pasado, según datos del Centro de Trámite de las Exportaciones (Cetrex).

DE CAL Y DE ARENA

El presidente ejecutivo de Inpesca, Steadman Fagoth, manifestó que actualmente la acuicultura nicaragüense en general ha sido golpeada por dos fenómenos: los altos precios de los combustibles y la reducción del poder adquisitivo de los estadounidenses, que figuran entre los mayores compradores de mariscos producidos en Nicaragua, junto a los europeos.

Sin embargo, esta situación vendría a ser “amortiguada” con las exportaciones por hasta 100 millones de dólares que generará la nueva planta del grupo Pescanova, según dijo Fagoth, y se destinarán a diversos mercados, entre ellos el europeo.

“Hemos elegido a Nicaragua no solamente por ser uno de los países capaces de hacer realidad este reto (de ampliar las ventas de camarón a otros mercados) y tener las condiciones climáticas; sino porque tenemos confianza en su país, tenemos confianza en su gente, tenemos confianza en los lazos que unen a España con su país y que lo son y seguirán siendo”, expresó Manuel Fernández de Sousa, presidente del grupo Pescanova.

Fuente: http://www.laprensa.com.ni