(El Correo Gallego).- Los vecinos de Quilmas, en Carnota, llevan tiempo viendo como la piscifactoría de Stolt Sea Farm vierte aguas residuales desde la planta a la playa. En marzo del año pasado decidieron denunciarlo al Seprona. El cuerpo de la Guardia Civil investigó lo sucedido y realizó un informe que ha llegado a manos de la Plataforma pola Defensa do Patrimonio de Quilmas.

 

"El Seprona da cuenta de que la empresa carece de permiso de vertidos a la playa", señaló ayer Xosé Manuel Casais. La investigación concluye también que entre la documentación que le aporta Stolt, "la licencia municipal para el ejercicio de su actividad industrial no figura a su nombre". Según explicó ayer Martiño Fiz, coordinador organizativo de Adega, 26 piscifactorías de las que ya están funcionando en la costa gallega carecen de los permisos para realizar vertidos a la costa.
Los ecologistas sospechan que otras muchas pueden ejercer su actividad pese a no tener la licencia de actividad. Aseguran, además, que en el caso de Mougás, en Oia, existe una sentencia judicial que obliga a su derribo. "El Plan Acuícola es un premio a los empresarios chapuceros", manifestó el secretario executivo Fins Eirexas, quien quiso dejar claro que Adega "no se opone a la acuicultura industrial siempre que cumpla la ley".

Los ecologistas denunciarán la ausencia de permisos de vertidos y la afección a la Red Natura ante el Parlamento Europeo. Será el grupo de Los Verdes/Alianza Libre Europea, en el que se encuentra el BNG pese a no contar con representación parlamentaria, el que realice cuatro preguntas sobre el Plan Acuícola. " Tienen que saber cuál es el uso que se va a dar a los fondos europeos de Pesca", subrayó Eirexas.

El ejemplo de Vigo

Adega pretende "asfixiar el Plan Acuícola desde Europa". Sus responsables recordaron ayer el caso de la denuncia por contaminación en la ría de Vigo. Europa amenazó a Galicia con una multa de 90 millones de euros si no corregía la contaminación por coliformes fecales. La ría carecía de un sistema efectivo de depuración, que ahora sí se está construyendo.

Fuente: http://www.elcorreogallego.es