Las esperanzas para que se llegue al final de la disputa del salmón entre Noruega y Rusia, se incrementaron cuando Helga Pedersen, Ministra noruega de Pesca y Asuntos Costeros, se reunió con las autoridades rusas.

 

Pedersen informó que las relaciones entre los dos países han mejorado desde la última vez que estuvo en Moscú, hace dos años.
 
El Russian Veterinary Service prometió a Pedersen a acelerar la aprobación de las plantas de procesamiento de pescado noruegos, lo que es necesario para obtener licencias de exportación de salmón y otros productos pesqueros a Rusia.

Rusia impuso la prohibición a inicios del 2006, que fue reemplazado recientemente por un sistema de licencias para las empresas exportadoras de Noruega. Desde entonces se han realizado varias reuniones entre las dos naciones para tratar de resolver los problemas. Los rusos denunciaron que ellos habían encontrado altos niveles de plomo y cadmio en algunos tipos de salmón de cultivo, que los noruegos han negado siempre.

La Norwegian Food Inspectorate contesto a los rusos, argumentando que países como Japón y Singapur, que tienen leyes mas estrictas sobre los alimentos y pescado, nunca se han quejado del salmón noruego.

Fuente: Fish Up Date