GENERAL SANTOS.- El Bureau of Fisheries and Aquatic Resources (BFAR) esta considerando la posibilidad de promover y financiar la investigación de la crianza de atún aleta azul. Sin embargo, la propuesta ha recibido una respuesta poco entusiasta del gobierno local y los líderes de la industria del atún, quienes indican que la crianza de atún no es adecuada para las aguas del país.

 

Jesus Emmanuel M. Paras, Subsecretario de Agricultura, dijo que el inicio de los programas de gestión del atún azul viene siendo seriamente considerado, con la probable ayuda del gobierno español. Pero Marfenio Y. Tan, presidente de la Socksargen Federation of Fishing and Allied Industries, Inc., manifestó que el cultivo de atún no es factible en las aguas de Filipinas.

“En primer lugar, esto es muy caro. Nuestras aguas no son adecuados para el cultivo de atún,” indicó Tan. La crianza de atún viene realizándose en Italia, Argelia, Croacia, Francia, Libia, Marruecos y España.

La FAO dijo que la crianza de atún es “una causa de preocupación,” debido a que incluye el uso de peces juveniles como “semilla” en las instalaciones de engorde de atún. El Sea-ranching o acuicultura basado en la captura es un práctica en la cual el atún es capturado en la naturaleza y luego enjaulados y engordados.

La representante de South Cotabato, Darlene R. Antonino-Custodio dijo que la crianza de atún podría ser difícil en el país, debido a que no se ha probado localmente, notando que el atún no es alimentado con alimentos manufacturados sino con otros peces. “El atún azul también prefiere las aguas mas frias. Ellos no son endémicos en nuestro mar,” destacó Darlene.

Los productores filipinos capturan el atún de aleta amarilla, el cual tiene un menor valor en comparación con el atún aleta de azul.

Fuente: Business World Online