(Granada Digital).- La compañía, que por el momento ha producido unos 2.500 kilogramos de caviar, ha creado la marca conjunta 'Caviar del Reino'.

 

La piscifactoría Sierra Nevada de Riofrío (Granada) ha adquirido recientemente las instalaciones de una de las factorías más grandes de Europa que, ubicada en la ciudad de Yesa (Navarra), se alimenta de las puras aguas del río Aragón y se destinará especialmente a la cría del esturión. Con esta adquisición, la compañía ha multiplicado casi por cinco la capacidad que tenía antes y prevé así poder abastecer la demanda de caviar que le llega desde el extranjero.

El director comercial de la empresa, José Javier Rodríguez, indicó a Europa Press que una de las principales bazas de esta piscifactoría son sus aguas, "que cubren todos los requisitos de pureza y de circuito abierto que exigen las normas de producción ecológica".

Rodríguez indicó que la producción en Yesa "será pequeña" en este primer año, cuando se han trasladado a la zona hembras de esturión adulto para ir verificando tanto el crecimiento de los ejemplares como su producción, si bien auguró que en 2009 "habrá una producción cuantiosa".

En las dos instalaciones, la de Navarra y la de Riofrío, trabajan en la actualidad unas 40 personas, de los que un 70 por ciento son biólogos, investigadores y equipo técnico.

"Nosotros apostamos por la investigación", comentó Rodríguez, quien subrayó que la cría del esturión, y la posterior producción de caviar, se basa en la reproducción del hábitat natural del animal para "sacarle el máximo rendimiento jugando con las mejores condiciones de agua, temperatura y alimentación, aunque no se trata de acelerar su crecimiento", insistió.

En la actualidad, la compañía lleva producidos unos 2.500 kilogramos de caviar, una cifra que prevén superar al finalizar la temporada puesto que el tiempo "les está siendo favorable".

Por su parte, la piscifactoría Sierra Nevada, con más de medio siglo de tradición en la acuicultura, ofrece un caviar que está entre los mejores del mundo y son los únicos criaderos de la especie 'acipenser nacari', en peligro de extinción.

La compañía cuenta en Riofrío con una piscifactoría de 50 hectáreas de agua laminada que, según el director comercial, "va muy bien" para la cría de la trucha, que son más pequeñas que los esturiones y tienen un periodo de rotación de dos años. En el caso del segundo ejemplar, hay que esperar casi 18 años para degustar su caviar.

Fuente: http://granadadigital.com