Las ostras asiáticas pueden ser capaces de repoblar y ayudar a limpiar la bahía de Chesapeake, pero ¿se pueden consumir?

 

Existen cuestionamientos sobre si las importaciones de mas rápido crecimiento podrían ayudar a recuperar las ostras nativas y pasar por alto los patógenos o virus que generan enfermedades en humanos.

Los investigadores de la Johns Hopkins' Bloomberg School of Public Health han encontrado que Crassostrea ariakensis, aka de Asía o ostra Suminoe, capturan y retienen los virus que causan enfermedades gastro-intestinales en humanos, como los norovirus y hepatitis A. Sus hallazgos fueron publicados en mes pasado en Applied and Environmental Microbiology.

El boletín de estudiantes de Johns Hopkins, News-Letter, publicó el estudio la semana anterior, después que se publicarán los hallazgos del Estudio de Impacto Ambiental sobre la ostra asiática como un posible remedio para la disminución de las ostras nativas de la bahía.

Hace dos años, los mismos investigadores encontraron que las ostras asiáticas acumulaban esporas de Cryptosporidium, un microorganismo acuático que también causa enfermedades gastro-intestinales en humanos. Ese estudio fue publicado en el 2006 en Applied and Environmental Microbiology.

Las ostras evaluadas por los investigadores habían sido esterilizadas químicamente, de esta forma ellos crecieron mas rápido que su padres. Las ostras esteriles, o triploides, vienen siendo considerado para su uso en operaciones de acuicultura en Virginia y Maryland debido a que pueden alcanzar el tamaño comercial en un año o menos, en comparación con las ostras nativas que crecen en tres años.

Todos los tipos de ostras han sido reconocidos como una amenaza para la salud cuando se las consumen, debido a su tendencia a recolectar patógenos del agua contaminada. Se cree que las ostras asiáticas acumular mas patógenos que las ostras nativas de la bahía,  Crassostrea virginica, debido a que filtra mas agua para alimentarse y crecer mas rápido.

Esto no indica que la ostra importada sea una amenaza para la salud por si misma. Los científicos de Hopkins indican que el riesgo proviene de consumir ostras extraídas de aguas contaminada. Las autoridades en Maryland y otros estados protegen a los consumidores de las enfermedades mediante la evaluación y la suspensión de la extracción en poblaciones de ostras de aguas contaminadas con desechos animales o humanos, las fuentes mas probables de organismos causantes de enfermedades. Las ostras que se cultivan en operaciones de acuicultura probablemente estén sujetos a una evaluación mas rigurosa que aquellas cosechadas en la naturaleza.

Aun cuando el Estudio de Impacto Ambiental permite la siembra de las ostras asiáticas en la bahía, también hace conocer los riesgos potenciales. El resumen ejecutivo indica que las ostras Suminoe pueden bioconcentrar contaminantes a mayores niveles de las ostras nativas.

Fuente: Baltimore Sun