CONCEPCIÓN.- En la investigación se utilizan técnicas -como la gravimetría satelital- que permiten medir  variaciones de masas de aguas del subsuelo y  han sido utilizadas con éxito para el estudio de los lagos subglaciares en la Antártica.

 

Desde hace poco más de tres años y, gracias al convenio Chile-Francia ECOS-SUR (CONICYT-CNRS), el científico Rodrigo Abarca del Río -docente del Departamento de Geofísica dependiente de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Concepción- se encuentra realizando investigaciones sobre los lagos de Chile. Desde año y medio, con ayuda de Marisol Zambrano -estudiante del programa doctorado de dicha casa de estudios- se lleva a cabo una investigación en el lago “General Carrera”. Este se encuentra ubicado en la XI Región de Aisén y corresponde al lago más grande de Chile y el segundo de mayor tamaño de Sudamérica, tras el Titicaca (Perú-Bolivia).

El principal objetivo del proyecto ha sido realizar un completo balance hídrico de este lago; investigando sus propiedades y condiciones, además de los posibles efectos que ha provocado en este el cambio climático. Para ello, geofísicos de la Universidad de Concepción -junto al apoyo de expertos franceses del Laboratorio de Estudios en Geofísica y Oceanógrafía Espacial (LEGOS), además de expertos nacionales del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP)- han incorporado la utilización de datos satelitales que complementan las mediciones locales y ayudan a precisar información tal como; la evapotranspiracion (pérdida de humedad por evaporación directa y por transpiración de la vegetación), masa hídrica de la cuenca, nivel y evaporación del lago, influencia de la capa de nieves de Los Andes en el flujo de los ríos, entre otras cosas.  

Para estos fines, los investigadores se basarán en una modelización de alta resolución de la cuenca del lago. Es decir, simular los flujos de aguas entrantes y salientes, ya que el nivel del lago teórico al ser comparado con el real, permitirá de estimar la masa de agua faltante, la cual podría estar relacionada con agua en el subsuelo. Asimismo, intentarán reproducir -por primera vez y a través de un modelo hidrodinámico- el ciclo de corrientes del lago, lo que podría generar importantes aportes a las autoridades y generar un precedente de modelización para los diferentes lagos del país.  

La altimetría (mediciones por satélite del nivel de lagos y océanos) es una de las técnicas que utilizan estos investigadores. Sin embargo, es la gravimetría espacial (misiones Champ-Grace) la que permitirá hacer estimaciones respecto a las variaciones de masa del lago “General Carrera”, atribuibles tanto a las variaciones en superficie (que pueden ser debidas a la masa atmosférica y del agua) como aquellas de agua en el subsuelo. “El aporte de las mediciones satelitales ha sido primordial en nuestra investigación. Incluso, la nueva misión satelital: GOCE -que será lanzada a fines del mes de octubre- aumentará la resolución a algo así como 100 km (actualmente es de 300 a 400 km). Esto es evidentemente valioso para estudios de cuencas como la nuestra. Sin olvidar, que otros parámetros satelitales pueden ayudar a determinar cosas tan importantes como es la calidad del agua de un lago, es decir, su polución”, señala Rodrigo Abarca, líder de la investigación.

Por otro lado, los científicos de la Universidad de Concepción realizan un estudio climatológico que analizará la influencia de diversos fenómenos climáticos como por ejemplo; la corriente del Niño o la oscilación Antártica, y cómo estos ciclos serán afectados por el cambio climático atribuido al calentamiento global. Esta información resulta relevante para comprender el hábitat del lugar y dar una visión más acabada respecto a posibles fuentes de energía renovable, como la construcción de represas en estas regiones patagónicas.
 
El lago “General Carrera” tiene una superficie de 1850 km², de los cuales 970 km² se ubican en territorio nacional (XI región de Aisén) y, los 880 km² restantes, pertenecen a la provincia argentina de Santa Cruz, donde es conocido como lago “Buenos Aires”. El lago es de origen glaciar y tiene una profundidad máxima de 590 metros.

Fuente: Universidad de Concepción