(El Correo Gallego). La plataforma de propietarios y vecinos contra la instalación de la piscifactoría de Baroña, en Porto do Son, remitió a la cofradías de la ría de Muros-Noia el plan sectorial elaborado por la empresa-promotora del proyecto, Stolt Sea Farm, sobre el impacto medioambiental en el mar que provocaría el funcionamiento de la granja. Según el informe, la piscifactoría podría causar la contaminación del medio marino, debido a la utilización de productos químicos, y cambios en el ecosistema acuático.

 

El portavoz vecinal, Marcelino Rodríguez Calo, explica que el informe fue publicado en el DOG número 41, del pasado 27 de febrero, a través de un anuncio de la Dirección Xeral de Recursos Mariños de la Consellería de Pesca. En el mismo se somete a información pública el proyecto de establecimiento y documentación complementaria para la tramitación de la concesión de actividad, el proyecto sectorial de incidencia supramunicipal y el estudio de impacto ambiental para la puesta en funcionamiento y explotación de la instalación.

A este respecto, señala que en el proyecto sectorial la empresa reconoce la contaminación tanto de materia orgánica como de productos químicos, así como cambios en el ecosistema acuático, entre otras consecuencias. Rodríguez Calo asegura que éste es el motivo que le ha llevado a dirigirse a las cofradías de Muros, Noia, Portosín y Porto do Son "por las consecuencias que en un futuro no muy lejano pueda tener para el medio marino de la ría cuando dicha piscifactoría empiece a funcionar".

Alegaciones

Al mismo tiempo, solicita a los patrones mayores de los citados pósitos que presenten alegaciones a dicho proyecto, y les recuerda que la zona de influencia de la posible contaminación en el mar es la de sus cofradías. También les ruega que pongan en conocimiento de sus afiliados las circunstancias expuestas en el escrito que les remitió. En el informe resaltan los posibles cambios en el medio marino, entre los que destaca un posible aumento de la materia orgánica, por los desechos; riesgo de eutrofización, y contaminación del medio marino por la utilización de productos químicos. Asimismo, considera que se pueden producir cambios en el ecosistema acuático con la aparición de especies oportunistas, como muges, debido a la presencia de desechos orgánicos, lo que podría causar la desaparición de la actual fauna.

Fuente: http://www.elcorreogallego.es