ANNAPOLIS.- Las investigaciones indican el potencial significativo de las ostras nativas para la industria y el ambiente, y no se demuestra de una manera razonable que las especies no nativas serán exitosas y que no afectaran al estuario.

 

El Gobierno Federal con Maryland y Virginia han publicado un Estudio de Impacto Ambiental (EIS) en donde se evalúa la propuesta para introducir una especie de ostra nativa proveniente de Asía en bahía Chesapeake. El estudio, que también evalúa como alternativas a las especies nativas, no señala ninguna preferencia.
 
Después de conocer la investigación, la Chesapeake Bay Foundation (CBF) y The Nature Conservancy (TNC) creen que las ostras nativas son la mejor alternativa, para los ciudadanos, para la industria de ostras y para la bahía.

“Entregando la información disponible, la combinación de la acuicultura de la ostra nativa e incrementando la restauración de las ostras nativas, proveen el mejor potencial para el progreso con un menor riesgo,” dijo William C. Baker, Presidente de CBF.

“Con las inversiones y decisiones correctas en los sectores públicos y privados, podremos tener poblaciones nativas que provean significativos beneficios ecológicos y económicos,” agregó Michael Lipford, director del Estado de Virginia del TNC.

Ambas organizaciones creen que el estudio provee una vía clara. “La comunidad científica es generalmente positiva acerca de los prospectos para la restauración con ostras nativas”, destacó William Goldsborough, científico principal de CBF, citando las conclusiones de un congreso científico. “Los últimos esfuerzos han mostrado casos de éxito, por ejemplo en el río Lynnhaven en donde el trabajo combinado condujo a incrementar las poblaciones de ostras nativas, y en el río Rappahannock, donde los científicos creen que han visto evidencia del desarrollo de resistencia a enfermedades en las ostras mas grandes, que por años fueron protegidas en santuarios.”

Fuente: PR Web