Por: E. Perez
SANTIAGO (ABC).- Maratoniana, así fue la reunión protagonizada por las 26 asociaciones que componen la Plataforma para la Distribución del Mejillón de Galicia, Pladimega. Si en un principio les costó plegarse a las exigencias de las conserveras, finalmente, con el objetivo de evitar más enfrentamientos, concluyeron aceptar la venta del bivalvo al precio estipulado en agosto, un 8 por ciento por debajo de su valor actual.

 

«Frente a la cerrazón de Anfaco, que a pesar de los reiterados intentos de diálogo no se movió ni un ápice de sus exigencias iniciales, Pladimega vuelve a demostrar su firme voluntad de acuerdo y acepta sus condiciones a pesar de que, como ya se explicó reiteradamente en las últimas semanas, éstas suponen una nueva merma de ingresos para un sector que ya perdió el 50% de su rentabilidad en la última década», aseguró a Ep el portavoz de los mejilloneros Julián García.

Las pérdidas ocasionadas a los trabajadores han primado por encima de todo, por ello Pladimega acordó de este modo desbloquear la situación, a pesar de que el sentir mayoritario era el de mantener su primera postura y no dar el brazo a torcer.

Son conscientes del sacrificio que ha supuesto para las economías familiares de los bateeiros estos dos meses de enfrentamientos, y entienden que no se les puede pedir más. Esta, entre otras, fue una de las argumentaciones esgrimidas para justificar su cambio de decisión.

«Mientras los líderes del sector conservero siguen incrementando beneficios, sobre todo la raíz de la importación de producto foráneo, hay familias de bateeiros e incluso buena parte de los trabajadores de conserveras y cocederos que están teniendo gravísimos problemas para subsistir tras meses sin ingresos», comentan desde Pladimega.

Esta cuestión impulsó a la organización de productores que representa al 70 por ciento de los bateeiros gallegos a garantizar la vuelta al trabajo de todos con total normalidad.«Que vuelvan al trabajo a igual ritmo tanto las asociaciones enmarcadas en Pladimega como las que no forman parte de ella, es la única fórmula de evitar conflictos», explicaron.

Fuente: http://www.abc.es