(Revista Vistazo).- Las exportaciones del crustáceo superan los 650 millones de dólares para fines de 2008 y poco a poco se acerca al récord logrado hace 10 años.

 

El sector camaronero tira sus redes con confianza. Lejos quedó la época de la Mancha Blanca que les provocaba la pérdida del 60 por ciento de su producción que en 1998 superaba los 800 millones de dólares y 252 millones de libras exportadas, y lejos también está la demanda de dumping impuesta por Estados Unidos al camarón ecuatoriano, lo que obligó al gremio a defenderse en cortes internacionales. El año pasado el sector ganó a Estados Unidos la demanda luego de tres años de litigio.

Pasada la tormenta, el sector cerró 2007 con exportaciones de 300 millones de libras al año, valoradas en más de 650 millones de dólares. En volumen superaron el récord de hace 10 años, pero en valor, los márgenes todavía son inferiores, debido a que Asia se encargó de producir el camarón que le faltaba a Ecuador durante sus batallas, conquistando mercados importantes para el país, como Estados Unidos que en aquella época representaba cerca del 65 por ciento de sus exportaciones. Actualmente “existe una sobreoferta de camarón blanco en el mundo, y a mayor oferta, bajan los precios”, comenta César Monge, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura.

Por ello buscaron diversificación y hoy es Europa el mercado más importante para el gremio, de donde proviene 63 por ciento de la demanda. Pero es allí donde el sector se enfrenta a una nueva batalla, esta vez iniciada por la ONG Redmanglar Internacional, entidad que mediante un convenio con el Ministerio de Relaciones Exteriores ha iniciado una campaña en España en la que se impulsa a no consumir camarón ecuatoriano debido a que es el causante de la deforestación en el país.
“Es una contradicción porque mientras el Ministerio de Producción y el de Agricultura hacen gestiones para que el sector sea considerado entre los 10 más importantes para la economía nacional hay otro equipo buscando ir en dirección contraria”, comenta Monge.

Fuente: http://www.vistazo.com