Ecoceanos News , Chile

El Seremi de Economía de Magallanes, Javier Solís, afirmó que “todos consideramos que es importantísimo que exista una moratoria a la entrega de concesiones de acuicultura, que es bueno que la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) haya anunciado su apoyo a esta solicitud, y que el senador Muñoz haya presentado un proyecto de ley”, al tiempo que explicó que es la Subsecretaría de Marina quien tiene la facultad para decretar esta demanda y no el Gobierno regional.

En este sentido, la autoridad regional precisó que “uno como parte del Gobierno es el oído de lo que la población quiere, pero tiene que aplicar las normas que jurídicamente se encuentran vigentes y esto si que es fundamental, uno no puede ir contra la norma”.

 

- ¿Es compatible la masiva llegada de la industria del salmón a la Región de Magllanes con el potencial desarrollo del sector turismo?

La Región de Magallanes tiene suficiente territorio para contener una industria de acuicultura. Lo que pasa es que cuando se ha diseñado el mapa de la región para poder establecer las áreas aptas, se ha hecho con una mirada general, esquemática y con un desconocimiento de la forma en que está conformado no sólo el territorio, sino las actividades que se desarrollan en ella. Entendemos que, en el plano de la gestión, la determinación de los sectores fue realizada considerando situaciones de índole estratégico, como lo es su cercanía a los centros poblados.

Ahora, ¿es posible en Magallanes que conviva la industria salmonera? Si, es posible porque el territorio tiene suficiente espacio para ello, pero para eso debe haber un acuerdo, no solamente con el sector turístico, que se podría ver perjudicado porque atentaría en una determinada bahía la belleza prístina de un paisaje y de vida silvestre, avistamiento de pingüinos, de focas, de lobos marinos, ballenas y delfines, sino también con el sector pesquero artesanal, porque las solicitudes pueden hacerse sobre cualquier espacios establecido dentro de los espacios definidos como aptos, donde pueden existir, y sin duda existen numerosos y valiosos bancos naturales de productos extractivos. Entonces, cuando analizamos hacia adelante, desde la perspectiva económica, uno puede decir que la acuicultura se puede desarrollar, pero deben elegirse adecuadamente los lugares donde ello sea posible.

Por ejemplo, existen dentro de los mapas que me ha tocado ver cerca de diez solicitudes de concesiones de acuicultura en el Canal de la Montaña, que es un fiordo. Le digo derechamente, ninguna de esas solicitudes debiera prosperar, no sólo por los efectos antes señalados, sino porque ese sector tiene malos condiciones para su desarrollo, porque a pesar de su denominación, es un fiordo. No hay un flujo constante que permita la entrada y salida de aguas que puedan limpiar y oxigenar el fondo marino. Además ese sector esta reconocido como un atractivo tan valioso como las Torres de Paine que en el corto tiempo se habrá de explotar. Tiene cinco ventisqueros que caen a sus aguas y que, paradojalmente hacen que ellas sean más frías que en otros sectores, resultando inapropiado para el desarrollo de esa industria. La petición en ese lugar, nos parece un desacierto, pero también tiene un componente especulativo que ha servido sólo para confundir.

- El problema es que CONAMA si ha aprobado proyectos de la industria del salmón que pretenden operar donde se produce un daño significativo al desarrollo del turismo, como es el caso del Seno Skiring, donde la multinacional noruega Mainstream tiene aprobado 9 proyectos. Este lugar fue una de las principales zonas de asentamiento de la cultura Keweskar. Además, junto al área del Canal Fitz Roy, constituye el hábitat entre otras especies, del Delfín Chileno, especie endémica en la Región.

Hace un tiempo hubo una primera aproximación entre las autoridades, el sector turismo, pescadores artesanales y la industria del salmón, donde se definieron que sectores eran posibles para el desarrollo de la acuicultura, y entre todos se acordó que el Seno Skiring era una alternativa. Desde diversos puntos de vista, es posible considerar que ese sector era todavía inexplorado, sin embargo, era reconocido que en atractivos turísticos era de difícil acceso, que en cuanto a pesca, los recursos no son variados y confluyen en la dificultad de la navegación por los vientos preponderantes. Desde el aspecto etnográfico o de avistamiento de delfines, debe aclararse que los kaweskars ocuparon todo el territorio y también la fauna y aves migratorias, pues el mar no tiene límites y ese no puede ser considerado un argumento válido para contrarrestar el interés de la instalación de determinada actividad productiva.

El establecimiento de la ganadería y luego las operaciones prospectivas y de extracción de hidrocarburos y carboníferos, sin duda afectaron lugares ancestrales de ocupación por otras etnias. El territorio que los kaweskar ocuparon, para a ser casi mitológico para todos nosotros, debido a la dificultad y casi imposibilidad de reconocerlo en su vastedad. Los que tenemos simpatías por nuestro pasado y por sus antiguos ocupantes, sabemos que la historia y la memoria tiene sus tiempos. Nuestra primera obligación será la de rescate y conservación, y ello pasa por que tengamos no una mentalidad de oportunidad sino de verdadero “reconocimiento” de nuestro territorio (única forma de poder tomar amor a la tierra).-

Entonces, lo que nos queda es seguir adelante con la identificación de áreas de común relevancia, que permitan la comunión de estas u otras actividades, como lo son el carbonífero en Isla Riesco y, por que no señalarlo, el forestal, en caso de que se den las condiciones de conectividad necesarias.

Existe un programa de conectividad que implica un camino alternativo para acceder a Puerto Natales, que puede beneficiar a la acuicultura, tanto así como a muchas otras actividades que se decidan emprender.

A pesar de lo que se ha esgrimido, me parece que el problema en el sector del Seno Skyring es para la acuicultura, porque donde se han aprobado los proyectos son sectores tremendamente abiertos como fuertes vientos.

Existe mucha especulación también. Por ejemplo si alguien presentó 300 solicitudes de concesiones de acuicultura, es seguro que espera que sólo una parte de ellas sean aprobadas, debido a que, hay que conocer el territorio y los calados de cada lugar. Por ello, y sin considerar los aspectos turísticos y pesqueros ya analizados, no cabe ninguna duda que muchísimas de ellas se caerán por estar situadas en fiordos o caladeros por profundos, sin corrientes, o porque en la determinación de la posición, algunas incluso se han señalado en tierra.

Esta es mi visión como estratega del puesto de economía en el análisis general respecto a este tema. Tengo conocimiento geográfico y también político respecto a este punto, y tengo que abstraerme de lo que yo pudiera querer para la salmonicultura y el turismo pues, el Gobierno Regional y la Mesa del Salmón están en la búsqueda de las seguridades básicas para un desarrollo sustentable y armonioso de todos los sectores productivos regionales.

- Los distintos sectores de Magallanes, empresarios, pescadores artesanales, autoridades regionales y parlamentarios, están demandando impulsar una moratoria a la entrega de concesiones de acuicultura hasta que no se cumplan ciertas condiciones, como es la zonificación del uso del borde costero. ¿Que está haciendo el Gobierno regional frente a esta amplia demanda ciudadana?


El Gobierno Regional no ha tenido que esperar el clamor popular para actuar. Sus autoridades, encabezada por la Intendenta Regional Eugenia Mancilla, desde el momento que asumió su gestión ha estado involucrada directamente en torno a este tema. Por ello, es incontrarrestable afirmar que se ha hecho muchísimo. Se ha puesto la camiseta del desarrollo regional sustentable, porque queremos que nuestros hijos gocen de la belleza de Magallanes que está ahí desde antes que nuestros abuelos.

Existe una clara conciencia de lo que se está administrando. Esto no da para beneficios temporales, pues la memoria colectiva de la población sancionará las decisiones mal tomada, como está pasando hoy en otras regiones del país. Por ello, todos los que participamos del Gobierno respetamos y nos hacemos eco de la preocupación de la gente. Lo que si, es nuestra responsabilidad aclarar las confusas informaciones que personas representativas de determinadas entidades han difundido de este tema. La visión que tenemos debe ir de la mano de la misión que nos fue encomendada y que es ilustrar adecuadamente sobre lo beneficioso o perjudicial de esta o cualquier otra actividad.

El Gobierno regional ha estado trabajando en un convenio con la FAO, donde se establecerán normas básicas que van a traducirse en un protocolo de bioseguridad para la instalación de las empresas acuícolas. No podemos hacer nada con aquellas que ya están instaladas, porque consiguieron sus permisos mucho antes que se dictaran las normas que hoy rigen para el proceso acuícola. Entonces quedan fuera del reglamento medioambiental, pero sin perjuicio de ello a pesar que pueden operar sin ninguna regla tendrán que irse acomodando a la exigencia del medio, producto de los estándares internacionales que en la actualidad se exigen y que se debiese cumplir por todo empresario que exporte desde Magallanes.

- Volviendo al tema de la demanda de moratoria, no resulta obvio que es mejor esperar la zonificación del uso del borde costero en Magallanes para tener claridad con respecto a las zonas aptas para la acuicultura y luego continuar con el proceso de entrega de concesiones.


Eso no depende del Gobierno Regional, depende de la Subsecretaría de Marina, que es la llamada a decidir al respecto. Para poder tomar una decisión sobre el particular, la Subsecretaría Marina tiene que tener todos los antecedentes que permitan ameritar un pronunciamiento como el sugerido.
Hoy día no existe ningún compendio completo de antecedentes que se pudieran entregar a este organismo para poder fundamentar una solicitud de moratoria. Si la declarara ahora, tal como se está pidiendo, sin tener sustento técnico o jurídico, pasaría a ser algo que pudiese ser cuestionado, reprobado, rechazado y desarticulado a través de sendos recursos de protección ante las Cortes de Apelaciones. Entonces, se puede dejar sin efecto un acto por ser considerado arbitrario.

Hoy hay un compromiso de la Subsecretaria, pero también una impronta. Somos los magallánicos los que debemos exponer nuestras consideraciones en las mesas de trabajo que se levantarán a continuación, para trabajar de manera concreta en la determinación de aquellas áreas donde no hay cuestionamiento para el desarrollo de esta actividad.

Es esa, la Comisión del Uso del Borde Costero, la que habrá de decidir sobre muchos aspectos y a ella estarán invitados, todos los que tengan algún interés que manifestar.

En derecho entendemos que todos los sectores tienen aspiraciones de demandas de un 100 % de algo, pero como en todo, habrá que aprender unos del otro para que estemos en condiciones de ceder. Será parte de la negociación.

- Para la Región de Magallanes es tan urgente que la industria del salmón se instale sin esperar la zonificación…

- Como decía, esto de las urgencias y de los tiempos es algo muy relativo. Magallanes no tiene una urgencia como la que sugiere en su pregunta. Es más, la Región no ha invitado a invertir en ella a la industria acuicultora, esto ha sido visto como una oportunidad de desarrollar esta actividad en aguas no contaminadas y, no me cabe duda, que debido a la desastrosa experiencia de otras regiones, no están en condiciones de repetir.

En cuanto a plazos, el proceso de concesión es más lento de lo que se especula. Existe un interés del Gobierno Regional para establecer protocoles de bioseguridad con el apoyo la FAO, que se podría estimar terminen en junio del próximo año; en segundo lugar está el proceso de la zonificación del uso del borde costero, del cual hay un gran camino avanzado y para el que hay plazos comprometidos.

A su vez, la enorme cantidad de solicitudes de concesiones acuicultura ingresadas, impiden que estás puedan llegar a ser tramitadas de manera rápida. Recordemos que son alrededor de 1.264 según la última información que tuve y salvo las del Seno Skyring, no hay otras aprobadas.

Entonces, no sólo no hay apuro ni urgencia para ello, sino que los tiempos de tramitación son los que juegan hoy en que se termine la zonificación para dar seguridad a todos los sectores.
Es imposible suponer o pensar que un organismo va a poder procesar tal número de solicitudes en el plazo de un año, pues implicaría disponer los tiempos, recursos y funcionarios de numerosos servicios público para ello de manera exclusiva, y eso es imposible.

- Pero que pasa con el sentir de la comunidad de Magallanes, donde existe un consenso en torno a decretar una moratoria a la entrega de concesiones de acuicultura, incluido el gran empresariado regional agrupado en la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC). El Gobierno no le corresponde dar una señal….

Todos consideramos que es importantísimo que exista una moratoria, que es bueno que la CPC haya anunciado su apoyo a esta solicitud, y que el senador Muñoz haya presentado incluso un proyecto de ley, pues así ha sido declarado a los medios por nuestra Intendenta, por la Subsecretaria de Marina. Reitero que la simple presentación del proyecto por si solo no nos asegura que se va a dictar la moratoria, porque es un acto administrativo que debe emanar de una autoridad que tiene competencia propia y que hoy día está regulado por normas que benefician a aquellas personas que han solicitado concesiones de acuicultura.

A pesar de que existe ese sentir comunitario regional, de esperar la zonificación, y que ha sido promovido por diversas personas, instituciones y ONG, también hay grupos de diversa naturaleza que se manifiestan a favor de la instalación de esta actividad. El problema en análisis no es si sea bueno o no que lleguen actividades productivas no tradicionales, sino el número de ellas.
Nuestra primera autoridad regional ha sido muy clara en torno al tema y no son simple señales, son decisiones a las que adherimos con convencimiento.

- Es decir el Gobierno regional está por la moratoria a la industria del salmón pero no tiene facultades para implementarla.

El Gobierno Regional está porque en Magallanes se puedan realizar actividades que, aunque sean permanentes en el tiempo, no colisiones con otros intereses. Para ello ha instruido el proceso de zonificación que será una eficaz herramienta para poder hacer esa conciliación. Se han dado las pautas para concluirla de manera urgente, y todos los llamados a ello, hemos dispuesto nuestras agendas a su cumplimiento.

Uno como parte del Gobierno es el oído de lo que la población quiere, pero tiene que aplicar las normas que jurídicamente se encuentran vigentes y esto si que es fundamental, uno no puede ir contra la norma.

- ¿Cual es la visión que tiene el Ministerio de Economía respecto a esta solicitud, considerando que está a la cabeza de la mesa del salmón?

La visión del Ministerio de Economía es mucho más amplia de la que la comunidad puede esperar. Me parece que a través de las opiniones y conferencias que se han levantado sobre este tema, se ha logrado confundir a la población. No porque el Ministerio, a través de un representante designado a ese fin, sea la que presida la Mesa del Salmón, puede considerársele proclive a tal o cual postura. El Ministerio es el organismo de Gobierno llamado a potenciar el desarrollo de las actividades productivas del país y en ese marco está obligado a liderar todo tipo de proceso que implique situaciones trascendentales, como lo es, por ejemplo, la industria salmonera.

El tema en esta mesa no es Magallanes, es la salmonicultura en general, debido a los problemas detectados en la Región de los Lagos y en Aysen. Es decir, Chile se está transformando en una de las potencias exportadoras de salmones en el mundo, y eso significa que Chile es una potencia alimentaria y lo ven desde esa perspectiva. Entonces, ¿que quiere el Ejecutivo desde el punto de vista del Ministerio de Economía?, que no se cometan errores. Es una visión absolutamente coincidente y por ello esta mesa tiene como finalidad aglutinar los distintos esfuerzos para que la actividad se vaya desarrollando de manera armoniosa.

Si existen 1.264 solicitudes de acuicultura en Magallanes nos afecta a nosotros, pero también hay otras gestiones en otras regiones del país, desde la tercera región a menor escala. Los empresarios prefieren la Región de Magallanes porque tiene caletas abrigadas extraordinariamente buenas para el desarrollo de la actividad, como también lo hubo en la décima y undécima regiones. Solamente que en esas regiones se cometieron errores graves y estamos llamados a cautelar que ellos no se cometan en esta.

- ¿Que le parece que la CPC haya apoyado públicamente el impulsar una moratoria a la entrega de concesiones de acuicultura en la Duodécima Región?

Me parece muy bien que entidades conocedoras y valoradas en la comunidad manifiesten su posición en torno a este tema. Sin duda la CPC regional tiene un peso específico muy importante pues aglutina a numerosos gremios que se han ido posicionando en la región en el curso de muchos años, logrando un equilibrio macroeconómico regional muy importante para lo que es nuestra región y sus habitantes. Nos interesa a todos oír y ser respaldados en la toma de decisiones por personas ilustradas en la materia. En este caso nos parece válida su posición, pues tiene un fundamento no sólo de opinión, sino que conocimiento y de relevancia por participar del proceso productivo. Por el contrario, hay otras entidades que participan con opiniones, sin fundamento o con argumentos errados, y que llevan a confusión. Sin duda que su adhesión es de menor relevancia.

- Todos los sectores a nivel regional se han sumado a esta demanda…


Si. Recordemos que la entrada de este tema en la conciencia regional, fue mediante la cautivante relación de la noticia del virus ISA y los efectos de su propagación. Hubo mucho error de interpretación, y un temor exagerado, que ha llevado a que la comunidad se asocie. Sin perjuicio de ello es posible afirmar que Magallanes no esta preparado para la llegada masiva de la industria del salmón. Estamos acostumbrados a crecer poblacionalmente alrededor del 1% al año. Creo que tenemos que tener una mayor capacidad, y lo digo responsablemente, como Gobierno Regional, de mirar el desarrollo que se viene. Magallanes, como su historia, tiene sus tiempos, largos tiempos de espera y debe respetarse esto por todos los actores que quieran participar de ella.