Washington. La administración de Bush quiere impulsar la acuicultura oceánica para los mariscos, salmón y especies marinas en las aguas federales. Con la finalidad de que las empresas ingresen al mercado de la acuicultura, de más de US$ 70 billones; el gobierno anunció un plan federal para promover que las empresas empiecen a operar entre las 3 y 200 millas.

 

Algunas piscigranjas ya operan en las aguas continentales y costeras (hasta las 3 millas), las mismas que se encuentran bajo la jurisdicción estatal.

No obstante, algunas preocupaciones ambientales han surgido debido a los desechos generados por las granjas. Algunos expertos marinos dijeron que las granjas de peces liberan pesticidas, antibióticos y otros químicos, y además causan contaminación genética a los peces salvajes.

Pero los funcionarios de comercio federal dijeron que la propuesta de la administración tiene garantía y no permitirá que los estados prohíban la crianza de peces hasta las 12 millas de sus costas.

“Creemos que la acuicultura oceánica es una vía ambientalmente sólida, que será lo mejor para nuestra economía” dijo Carlos Gutierrez, Secretario de Comercio.

El plan, que será presentado en la International Boston Seafood Show, podría ayudar a duplicar la industria de la acuicultura en USA, para la próxima década, indicó.

Globalmente, la industria de la acuicultura de US$ 70 billones, representa casi la mitad de los alimentos de origen acuáticos consumidos en mundo hoy.

Cerca del 70% de todos los alimentos de origen acuático consumido en los Estados Unidos proviene del extranjero, contribuyendo al déficit comercial en cerca de US$9 billones en pescado, afirmo Gutiérrez.

La crianza de especies marinas como el salmón y camarón, son comunes en países como Tailandia, Canadá, China y Escocia. Una gran parte de las producciones de estos países se comercializa en Estados Unidos.

Hasta ahora, la industria de USA se ha concentrado principalmente en catfish, tilapia y otros peces de agua dulce. Algunas granjas oceánicas crían mariscos como mejillones, almejas y otras, así como camarón y salmón.

Hace tres años la Environmental Protection Agency, inició la regulación de más de 200 piscigranjas que generaban aguas servidas, las mismas que eran vertidas directamente en los cuerpos de agua de USA.

Las empresas de acuicultura también pueden consultar con la Food and Drug Administration, la National Marine Fisheries Service, la Agriculture Department y otras agencias ambientales federales y estatales.

Pero los Estados Unidos carecen de regulaciones para la acuicultura en aguas marinas federales, que se extienden desde las 3 millas hasta las 200 millas, en donde la jurisdicción de USA finaliza.

La administración quiere que el congreso apruebe una legislación que permita al Commerce Department otorgar permisos de 20 años a las empresas que críen peces en las aguas oceánicas. Los permisos podrían eximir a las empresas de regulaciones que se aplican a otras pesquerías comerciales.

La propuesta de la administración incluye:

-    Autorizar $4 millones para el programa, que se inicia en octubre del 2008.
-    Pedir a las empresas contratos u otras garantías financieras, que luego les permitan remover las granjas cuando las actividades han finalizado.
-    Imponer multas de hasta US$250 000 al día por violación de la norma y penalidades criminales de hasta cinco años en prisión y $500 000 en multas, o $1 millón por grupo.