WASHINGTON.- Los ambientalistas y consumidores solicitaron al gobierno, ayer jueves, incrementar las evaluaciones del salmón de crianza proveniente de Chile, después que las autoridades en Alemania detectaron químicos prohibidos en el pescado chileno.

 

“Obviamente tenemos un problema, al menos según los datos del gobierno alemán,” informó Urvashi Rangan, científico principal de Consumers Union, un grupo de apoyo a los consumidores sin fines de lucro. “Algunas de estas sustancias prohibidas son potencialmente cancerígenos, y la única forma para conocer cuanto se ha diseminado esto es que la Food and Drug Administration inicie las pruebas.”

El salmón es uno de los principales alimentos de origen acuático en los platos estadounidenses. La mayor parte del salmón es de crianza, y Chile es el principal proveedor. La industria chilena se encuentra en crisis debido al brote de un virus que puede matar a los salmones pero que no es una amenaza para los humanos.

A inicios de este mes, la agencia de protección a los consumidores en Alemania detectó químicos antifungicidas y antiparásitos, que están prohibidos en Europa y EEUU, en muestras de salmón chileno. Los ambientalista también están preocupados sobre el uso de antibióticos en los peces de cultivo.

El año pasado, la FDA evaluó solo 40 muestras de 114 320 t de salmón proveniente de Chile, dijo el Pew Environment Group.

Fuente: The Seattle Times